Deportes

Así ha sido el enfado de Carlos Sainz con Ferrari por unas instrucciones recibidas en el GP de Gran Bretaña de F1

El piloto español, que ha ganado la carrera, ha mostrado su indignación por unas órdenes que ha recibido por radio

Carlos Sainz en el Gran Premio de F1 de Gran Bretaña en Silverstone
Carlos Sainz en el Gran Premio de F1 de Gran Bretaña en Silverstone FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

La tensión en Ferrari en el Gran Premio de Gran Bretaña de F1 en Silverstone no daba para más. Carlos Sainz ha ganado la carrera después de haber hecho la pole el sábado y defender esa primera posición con fiereza desde que ha empezado el Gran Premio el domingo. Ha sido un día lleno de circunstancias que el piloto español ha toreado con madurez, sin perder los nervios y sin dejar que los demás se los hagan perder.

Primero, el accidente de Zhou ha puesto ha todo el mundo con el corazón en la garganta y en miedo en la piel. Podía haber pasado de todo y es probable que ver una cosa así, un coche que vuelca tenga consecuencias en el modo de conducir de los pilotos cuando se retoma la carrera. Antes del accidente, Sainz habíar perdido su primer puesto porque Verstappen se lo había robado, pero al volver a empezar, el piloto español volvió a salir primero y esta vez, en la salida, sí que defendió su posición de privilegio.

Ha sido un Sainz muy profesional, que sabía lo que se le venía encima durante toda la carrera y lo que cuesta hacerse con un Gran Premio. Pero el hijo del mítico Carlos Sainz no quería dejar escapar una oportunidad tan buena de hacer historia en el gran circo.

Ha sido una carrera tremenda, competida al máximo y que ha tenido uno de su puntos de tensión más alta cuando Verstappen ha conseguido adelantar a Carlos, dejarle atrás y todo indicaba que, además, iba a abrir un hueco importante, que se acaba el sueño. Y de repente, ha dejado de acelerar, ha perdido velocidad y ha sido, de nuevo, superado por el español.

Verstappen había pinchado.

Otra vez la tensión, otra vez a defender el primer puesto con la velocidad, la esperanza y lo que diera de sí el coche. Es una ocasión tan buena que todo Ferrari, además de todos los aficionados españoles, estaban de los nervios, sin saber muy bien qué decir. Se ha comprobado en el momento en el que Sainz ha recibido órdenes del equipo por la radio. Más que órdenes era un modo de decir algo, de rebajar el estrés, de intentar ayudar cuando no sabes muy bien cómo.

Uno de los ingenieros de Ferrari le decía a Sainz, en inglés: “Aprieta, aprieta”, y Carlos Sainz, que estaba en el coche, apretando, como lleva haciendo desde el principio de la carrera en busca del sueño, no se podía creer que en un momento tan vital para todos las intrucciones que recibe de su equipo fueran tan básicas. Así que evidentemente cabreado, el piloto español contesta, muy serio, desde su radio: “No me lo repitas más”, también en inglés, porque más que ayudarle a conducir mejor, le estaban despitando y sacando de quicio, sin aportar nada en busca de conservar la primera plaza.

Sin embargo, después, Leclerc ha dicho que iba más rápido que Carlos Sainz y Ferrari ha tomado la decisión de que el español parase y le dejase pasar para su compañera se pusiese líder. Pero después ha salido el safety car, Carlos ha cambiado de ruedas y ha sido, finalmente, más rápido que nadie.

Carlos Sainz ha superado todas las adversidades, ha superado la tensión en su propio equipo y ya tiene lo que desde hace tiempo ha perseguido, ganar un Gran Premio de F1 y entrar en la historia de uno de los deportes más seguidos del planeta.