Deportes

El PSG y Mbappé, contra sus fantasmas

La continuidad del delantero es la mejor noticia para una competición que vive eclipsada por todo lo que sucede en el equipo parisino

Kylian Mbappé volverá a ser la gran estrella de la Ligue 1.
Kylian Mbappé volverá a ser la gran estrella de la Ligue 1. FOTO: KIMIMASA MAYAMA EFE

El París Saint-Germain arranca una nueva temporada con la obligación de ganar la Ligue 1 y con la pretensión de conquistar la Liga de Campeones, el torneo en el que se le aparecen muchos de sus fantasmas y en el que nacen todas sus frustraciones. La continuidad de Kylian Mbappé es la mejor noticia para una competición que trabaja para ganarse un mayor reconocimiento internacional, pero que la realidad dice que vive eclipsada por todo lo que sucede en el PSG. La Ligue 1 vuelve a presentarse como una lucha desigual entre el multimillonario París Saint-Germain, al que le sobran jugadores y dinero, y el resto de rivales, que viven abrumados por el poderío del equipo parisino, situado cada vez a más distancia económica y deportiva.

Después del duro golpe que supuso la eliminación en la pasada Champions contra el Real Madrid, el club que preside Nasser Al-Khelaïfi ha acometido una renovación de la estructura deportiva. Liquidados Leonardo, como director deportivo, y Mauricio Pochettino, como entrenador, Al-Khelaïfi se ha puesto en manos del portugués Luis Campos, nuevo asesor deportivo, y ha entregado el equipo a Christophe Galtier, primer entrenador francés que tiene el PSG desde la marcha de Laurent Blanc en 2016. Galtier, que procede del Niza, llevó al Lille a ganar la Ligue 1 en la campaña 20-21, la única de las últimas cinco Ligas que no ha ganado el conjunto parisino. Galtier ha introducido nuevas normas de disciplina y en su grupo de trabajo considera necesaria la figura de un psicólogo que ayude a los jugadores a aprender a gestionar situaciones como la vivida en el Bernabéu.

Como es habitual desde que Al-Khelaïfi preside el club, el PSG lidera la lista de gastos en fichajes, con más de 105 millones de euros, muy por encima de los algo más de 60 invertidos por el Marsella, el que cuenta con una plantilla más sólida entre los aspirantes a destronar al PSG. El conjunto parisino ha incorporado a Vitinha (41,5 millones, del Oporto), Ekitike (35, Reims), Mukiele (12, RB Leipzig), Renato Sanches (15, Lille) y se ha hecho con los derechos de Nuno Mendes (38). Han salido del club Ángel Di María y Xavi Simons y han regresado cedidos como Sarabia y Kalimuendo. El gran objetivo del club es aligerar antes del cierre del mercado una plantilla sobredimensionada.

El Marsella es la alternativa más solida al PSG y vuelve a presentarse como el rival más incómodo. El croata Igor Tudor ha sustituido a César Sampaoli en el banquillo y para reforzar la delantera ha fichado al colombiano Luis Suárez, por el que ha pagado 10 millones al Granada. Mbemba ha llegado libre del Oporto y ha invertido la mayoría de sus recursos económicos en hacerse con los derechos de cuatro futbolistas que ya militaron la pasada campaña en el OM como cedidos: Pau López, Guendouzi, Ünder y Milik. Ha sufrido las importantes bajas de Kamara (Aston Villa) y Saliba (Arsenal) y el veterano portero Mandanda se marchó al Rennes, club que ha perdido al delantero Mathys Tel, al que señalan como la próxima estrella del fútbol francés. Tel, de 17 años, solo ha jugado 49 minutos en Ligue 1 con el Rennes y el Bayern ha pagado 20 millones de euros por él.

El Lyon, después de una decepcionante temporada que le dejó fuera de las competiciones europeas, buscará volver a la Liga de Campeones y para ello se ha reforzado con los veteranos Tolisso y Lacazette, que llegan libres desde el Bayern y el Arsenal, respectivamente, y ha pagado algo más de cuatro millones al Ajax por el lateral izquierdo argentino Tagliafico, al que pretendía el Barcelona.

El Mónaco ha traspasado a Aurélien Tchouaméni al Real Madrid por 80 millones y no ha renovado a Cesc Fàbregas, que en la pasada campaña solo disputó 159 minutos. El equipo del Principado tratará de ganarse un puesto en Champions y para conseguirlo ha reforzado su delantera con Minamino (Livrerpool) y Embolo (B. Mönchengladbach).

Niza, Rennes, Lille, Estrasburgo, Lens y Nantes, último campeón de Copa, estarán atentos para aprovechar cualquier despiste de los cuatro grandes en una temporada que ha visto el regreso a la Ligue 1 del Auxerre diez años después.