MENÚ
martes 25 junio 2019
04:10
Actualizado

Morata ya celebra los goles

El Atlético derrota al Villarreal (2-0) con un gol de su delantero y otro de Saúl

  • Morata ya celebra los goles

Tiempo de lectura 2 min.

24 de febrero de 2019. 18:28h

Comentada
Domingo García 24/2/2019

Cuando el Villarreal iba a sacar de centro, Morata hizo la señal del VAR al banquillo del Atlético. Era su manera de decir “éste no me lo anulan”. El delantero rojiblanco pudo marcar por fin el gol que llevaba semanas esperando celebrar. El videoarbitraje le interrumpió la celebración contra el Real Madrid y contra la Juventus. Pero no había dudas con el que le marcó al Villarreal. Remató solo un centro de Filipe Luis con demasiados defensas por delante como para imaginar un fuera de juego pero ninguno tan cerca como para pitar falta. Era un gol de verdad, de ésos que pensaba el Cholo cuando lo trajo de vuelta a Madrid el mes pasado. Y de los que imaginaba la afición, que tenía tantas ganas como él de celebrarlo. “Álvaroooooo”, decían por los altavoces y el estadio respondía con un atronador “Morata” para nombrar al único goleador del encuentro. Era la manera de demostrar que es uno de los suyos, el hombre que ha llegado para desatascar partidos como el del Villarreal, que se traban porque no hay por dónde cogerlos, justo después del adrenalítico encuentro contra la Juventus. Cuando se marchó del campo para dejar sitio a Diego Costa los aplausos volvieron a escucharse en señal de agradecimiento. El Atlético lleva tiempo buscando un delantero que lo complete con los goles que le faltan a Griezmann.

Eso a pesar de que Simeone no quiso distracciones. Dejó descansar a Godín y a Diego Costa, pero el equipo era del siempre, aunque Koke participara más por el centro para dar más claridad a la salida de la pelota. Sin embargo, no lo notó el Atlético en el número de ocasiones que era capaz de crear. La primera fue del Villarreal, en un mano a mano de Toko Ekambi con Oblak que detuvo el portero del Atlético.

Morata tuvo otra en un remate con la izquierda que despejó Asenjo pegado al poste y abajo. Y Giménez pudo marcar en un córner, pero apareció otra vez el ex guardameta rojiblanco para evitarlo. Pero el Atlético no se sintió cómodo hasta que el Villarreal se fue a buscar el empate con decisión. Calleja renunció a la defensa de cinco, sacó del campo a Funes Mori, que había demostrado su incapacidad para contener a Morata en una carrera desde el centro del campo y después, cuando los dos se pararon en el área. Con cuatro atrás y con Samu en el campo para dar velocidad al juego, el Villarreal dejaba mucho campo desprotegido por detrás que podían aprovechar Diego Costa y Griezmann.

El internacional español no acertó con sus carreras y tampoco en un cabezazo tras una falta lanzado por Griezmann que se le escapó por poco. Fue Saúl el que aprovechó los espacios para llegar a buscar un balón cruzado de Koke y levantarlo por encima de Asenjo. Parecía que no, pero sí y el gol permitió al Atlético descansar tranquilo los pocos minutos que quedaban. Simeone aprovechó para cambiar a Koke y permitirle recibir el aplauso que su estadio le había regalado a Morata. El trabajo estaba hecho.

Últimas noticias