Fútbol

Inminente: Messi firmará un contrato de cinco temporadas con el Barcelona

La permanencia del “10″ implica una brutal rebaja salarial en tres de las estrellas de la plantilla para poder cumplir con el fair play financiero de Liga y UEFA

Laporta, durante su visita al vestuario
Laporta, durante su visita al vestuario@FCBarcelonaLa Razon

Messi sigue de vacaciones, mientras el Barça trabaja para cuadrar las cuentas. La renovación de Leo es inminente, y firmará un contrato de cinco temporadas con el conjunto azulgra. Un acuerdo que está a la espera de la aprobación de la Liga para hacerse oficial. Que siga el argeitno supone que para cuadrar números, Laporta tenga que soltar lastre y que tenga que hacer una drástica rebaja salarial a algunos de los pesos pesados del vestuario.

El plan inicial era lograr un suculento traspaso de Dembélé, un dinero, unido a la desaparición de la ficha del francés que habría facilitado mucho las cosas. Con la lesión del extremo en la Eurocopa, sin embargo, todo se fue al traste, por lo que al Barça no le quedó más remedio que buscar un plan B.

La venta de Griezmann es vital

Los problemas económicos del Barcelona han hecho que el club tenga que elegir entre Leo Messi o Antoine Griezmann. El equipo azulgrana tendrá que vender inexorablemente al delantero francés para poder inscribir al argentino en La Liga. El plan de Laporta es traspasar al ex del Atlético y pedir a tres pesos pesados del vestuario que se bajen el sueldo para poder inscribir a Messi, Agüero, Depay, Eric García y Emerson.

El Barcelona necesita con urgencia aliviar masa salarial y por eso Laporta se ha dado prisa en las salidas de Junior Firpo, Aleña o Trinçao, pero falta la operación más difícil para poder encajar a Leo Messi. El futuro del argentino en el club culé está unido a la venta de Griezmann este verano. Sin la salida del francés, el Barcelona no podría inscribir por ahora a Messi en la Liga, aunque hay acuerdo por las dos partes para renovar.

Messi y el Barcelona están de acuerdo en el contrato para la próxima temporada, pero aunque Messi se reduzca el salario la mitad de lo que cobra este año (50 millones), Laporta tendrá que hilar muy fino para conseguir que cuadren las cuentas.

Y el siguiente plan pasa, según informa Cuatro, porque 3 de los cracks de la primera plantilla aceptaran rebajarse la ficha un 40%, aludiendo a que sus elevados salarios están fuera de lugar en el contexto económico actual.

Malestar en el vestuario

Según el diario Sport, estos movimientos por parte del club están generando algunas tensiones en la plantilla, aunque los jugadores están de ver la propuesta por escrito y las posibles compensaciones antes de emitir ningún veredicto. Por ejemplo, existe la fórmula de ofrecer más años de contrato a cambio de disminuir el sueldo o pagos aplazados en años siguientes.

Lo que parece claro es que los jugadores ya aceptaron durante la pandemia un retoque de sus emolumentos y deberán recibir una oferta muy bien justificada por parte del club para dar el visto bueno. La plantilla no quiere quedar como la única parte que hace un esfuerzo, mientras el club siga afrontando operaciones en forma de fichajes.

Con esta situación, y a pesar de que ayer el PSG tranquilizaba al barcelonismo al renunciar al fichaje del argentino, parece que aún habrá que esperar para el desenlace del culebrón del verano. Según informaba Le Parisien, el club parisino habría tanteado al hasta ahora capitán del Barça, sin contrato desde el pasado 30 de junio, para ver las opciones de llevar a cabo su contratación. Y, al parecer, tras saber sus circunstancias, habría desistido en su idea inicial. Y es que según el diario galo, el argentino quiere seguir en el FC Barcelona.

En un momento en el que el barcelonismo sigue en vilo y pendiente de si el presidente Joan Laporta y su junta pueden solucionar los escollos que impiden, de momento, el nuevo contrato de Messi, parece que el futuro se aclararía un poco más, de confirmarse que el PSG desiste en sus intenciones de firmar a Leo. En palabras del diario francés, “renunciaría al sueño” de ver juntos en el Parque de los Príncipes a Neymar y Messi.

Tanto Leo como Laporta tienen como objetivo llevar a buen puerto su renovación pero la profunda crisis económica de la entidad no se lo está poniendo fácil.