Fútbol

Las verdaderas cinco razones por las que Sergio Ramos deja el Real Madrid

El central no ha aceptado la oferta del club blanco y a sus 35 años se marcha del club para iniciar una nueva aventura

Thumbnail

Ya no hay vuelta atrás. El Real Madrid ha comunicado oficialmente su marcha y ha anunciado su despedida. Sergio Ramos, el capitán deja el club blanco tras no llegar a un acuerdo de renovación. Se le acaba el contrato y puede buscarse, a los 35 años, un nuevo futuro. Hay varias razones que explican la marcha del futbolista.

  1. Tiempo y dinero. Se puede justificar con cualquier relato su adiós, pero Sergio Ramos se marcha del Real Madrid porque no estaba de acuerdo con lo que le ofrecía el club. Un año y un 10% menos que es lo que está pidiendo a todos los futbolistas por culpa de la crisis económica. Pero Sergio Ramos siempre ha pensado que su edad no es real, que físicamente se encuentra más joven y que, además, por lo que significa para el club, merece otro trato distinto. Pero el Real Madrid se ha mantenido muy firme en esto.
  2. El coronavirus. Si no hubiese habido pandemia, si no se hubiese prohibido la entrada a la gente en los estadios y los clubes de fútbol no vivieran la crisis económica que están pasando, la situación de Sergio Ramos y su futuro sería completamente distinto. Pero, como a todos, el Covid ha pillado con el pie cambiado al central y le ha roto todos los planes. Ya nada es como y aún no se puede saber cómo va a ser. En medio, Sergio Ramos cambia de planes.
  3. Edad. Tiene 35 años, aunque él se repita que no y el Madrid no quiere alargar contratos con futbolistas a los que el ocaso puede llegar sin avisar. Este verano, en el club blanco tiene un problema: quieren quitarse jugadores de encima porque por rendimiento están muy lejos de lo que cobran, pero no pueden. No hay ofertas por ellos y no quieren, además, moverse. Renovar dos años a Sergio Ramos podía conducir a una situación parecida. Sus lesiones este curso tampoco han ayudado.
  4. El poder en el vestuario. En los tiempos buenos, el liderazgo de Sergio Ramos era ejemplar. Su capacidad para unir al vestuario en un solo objetivo, para hacer que los jóvenes le siguieran y para convencer a estrellas como Kroos para que le respetarán (”es el mejor capitán que he tenido”, dijo el alemán) era elogiado y reconocido en las altas esferas del club. Pero en los tiempos malos, no gustaba que Ramos tuviese tanta influencia a la hora de marcar la idea del entrenador que hacía falta o que, según aseguraba De la Morena, en los últimos tiempos hubiese encabezado una rebelión contra la bajada del 10%.
  5. Una nueva defensa. Ramos dudaba si seguir, se lesionaba y el Madrid, mientras llegaba a un acuerdo con Alaba, el defensa del Bayern Munich, que como Sergio acaba su contrato con el conjunto alemán este verano y no quería renovar. Sólo que el austriaco lo dijo hace tiempo y eso hizo que muchos clubes se interesaran por él. El Real Madrid fue el más rápido. Alaba llega para ser el jefe de la defensa y visto lo que pasó a final de temporada, Militao puede ser el segundo, si Varane sigue el camino de Ramos y abandona el club, aunque esta vez con traspasol