Fútbol

Lucas Vázquez: «Ser del Real Madrid es una felicidad y un privilegio»

El canterano al final renovó el verano pasado con el club blanco y aspira a tener minutos en la final de la Champions

Entrevista con el futbolista Del Real Madrid Lucas Vazquez, en la Ciudad Deportiva de Valdebebas de Madrid. El equipo prepara el partido de la final de la Liga de Campeones que los enfrentará ante el Liverpool el próximo 28 de mayo en París.
Entrevista con el futbolista Del Real Madrid Lucas Vazquez, en la Ciudad Deportiva de Valdebebas de Madrid. El equipo prepara el partido de la final de la Liga de Campeones que los enfrentará ante el Liverpool el próximo 28 de mayo en París. FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Lucas Vázquez, al final siempre tiene minutos en los partidos importantes. También en los de las remontadas, que han llevado al Real Madrid a jugar la final de la Champions contra el Liverpool. Se ha convertido en el sustituto natural de Carvajal, con el que ahora está igualado en minutos jugados esta temporada. Era un extremo habilidoso y ahora se ha convertido en un lateral, tras un proceso de adaptación y de aprendizaje.

¿Ve que Militao se la da a Carvajal y que este se la pone en la derecha para centrar.. ¿y qué hace?

Pues pensé: va para dentro. Era un momento decisivo del partido, empatados contra el City y con el equipo volcado. Si esa no entra, hubiese entrado otra.

Contra el PSG, no está muy lejos cuando Modric inicia la carrera del segundo gol. ¿Confiaba en que llegaba?

Ja, ja, ja. Sí, siempre confío mucho en Lukita.

Hay un cosa que me llamó la atención en uno de los partidos de estas eliminatorias europeas: sale del banquillo, pero en una jugada en la banda derecha, casi recién entrado, va al choque contra otro futbolista que era más corpu lento, pero usted va como si llevase todo el partido en el campo.

Bueno, esos partidos son tan especiales, tan, tan motivantes, tan llenos de emoción que creo que al final todo jugador que sale al campo es para dar el ciento por ciento y cada vez que salgo pues intento hacerlo así. Y a lo largo de estos años, la experiencia te da esa confianza en ti mismo que hace que quizás, con menos envergadura consigas cosas que antes no conseguías.

En los últimos minutos y en la prórroga de la vuelta contra el Chelsea, Nacho es sustituido y la defensa es inédita.

Creo que los cuatro defensas en ese momento éramos Marcelo, Alaba, Carvajal y yo y a nosotros dos nos tocaba marcar a Rüdiger, que se ponía entre nosotros. En ese momento pues intentas intentar desequilibrar, empujarle un poco para que no remate fácil. Es complicado defender los balones aéreos cuando te enfrentas a jugadores de esa envergadura.

Llegó al Real Madrid de juvenil. ¿En la cantera se hablaba de esas remontadas míticas de los ochenta?

En el Real Madrid no es tanto hablar de esas cosas, sino que en el día a día te van inculcando esos valores: de remontadas, de siempre dar el máximo, de nunca darse por vencido, de esa ambición de ganar siempre. Creo que es algo que se mama en la cantera y en el primer equipo lo seguimos haciendo.

Es su cuarta final de Champions. Hay una imagen icónica de las finales: es camino de Lucas Vázquez jugando con la pelota antes de tirar el penalti contra el Atlético. ¿Dónde se guarda el miedo?

En ese momento no tenía miedo. Son momentos en los que estás en caliente, estás con confianza, estás con esas ganas de ayudar al equipo y de querer tirar del penalti y quizás no eres consciente del todo de lo que te está jugando o del momento que es. Lo de jugar con la pelota es algo que me salió natural. No era algo ni que llevaba pensado ni nada de eso. Son momentos en los que una persona saca lo que lleva dentro.

Esa capacidad para asumir esa responsabilidad, ¿se adquiere o se nace así?

No lo sé, no lo sé. La verdad es que no lo sé. Creo que es algo que nace en uno y sale de dentro, que no es algo provocado,. Yo creo que sí, que se nace con ello. Me salió bien y muy feliz por ello.

Cuando uno sale del banquillo, ha estado viendo el partido y supongo que pensando cosas que tiene que hacer, ¿luego se hacen?

No siempre, pero sí que es verdad que en el banquillo tienes una visión del juego diferente a cuando estás dentro del campo y cuando sales, pues intentas aprovechar eso que has visto. Pero luego una cosa es pensarlo y otra cosa es hacerlo.

¿Echa de menos ser extremo y poder arriesgar con la pelota?

Creo que estoy muy contento jugando de lateral. Estoy disfrutando del fútbol en el Real Madrid. Es un equipo que, ataca tanto que muchas veces estoy en posición de extremo.

De extremo, se ha inventado alguna vez unos regates espectaculares. ¿Es instintivo?

Sí, son cosas que practicas en entrenamientos, que vas haciendo, pero también lo llevas dentro y en esos momentos, te salen.

Pero jugando de lateral está obligado a cortarse.

Es verdad que no puedo hacer las mismas cosas en determinadas zonas del campo. Hay que saber cómo jugar en cada zona, porque está claro que no es lo mismo perder un balón en el córner contrario que en tu área o cerca de tu área.

¿Ha tenido que aprender mucho desde que juega de lateral derecho en el Madrid?

Sí, he tenido que aprender. Había conceptos que no manejaba y bueno, creo que seguir aprendiendo es parte del fútbol. En la vida y en el fútbol nunca tienes que dejar de aprender. Mantener la línea, ajustar, amplitud, profundidad, cómo tienes que cerrar. No es lo mismo uno contra uno defensivo que ofensivo. Y bueno, al final creo determinados movimientos también me sirven a la hora de atacar.

En ese cambio, ¿hubo algún momento de duda?

Sí, claro que sí. Llevaba toda mi vida jugando de extremo y hay momentos en los que quizás no estás seguro de determinados conceptos que al final vas cogiendo con la experiencia y con el ritmo de partidos. Y ya te digo, ahora estoy muy feliz, muy contento, estoy disfrutando mucho.

Algo ha cambiado en la relación con la afición, que está emocionada con esta final: ¿cómo les ha convencido definitivamente?

A lo largo de la carrera de un futbolista hay momentos mejores y momentos peores, momentos que quizás puedes gustar más y otros que puedes gustar menos. Pero lo más importante es la confianza en uno mismo. Nunca he dudado de mí, ni de mi fútbol. Y siempre estoy muy agradecido a la afición.

El verano pasado, al final, renovó con el Real Madrid por tres temporadas, ¿por qué?

Esta es mi casa, es el club que me lo ha dado todo y es el club que confía mí.

¿Qué es ser del Real Madrid?

Es una felicidad inmensa, es un privilegio y una responsabilidad.