Fútbol

El Liverpool quiera llevarse a Guido Rodríguez del Betis

Las lesiones han llevado al Betis a fijarse en Guido Rodríguez, centrocampista del Betis.

Guido Rodríguez con el Betis.
Guido Rodríguez con el Betis. FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

El conjunto verdiblanco, que tuvo problemas para inscribir a varios de sus futbolistas en verano, contaba con la venta de un gran futbolista. Uno por el que estaba dispuesto a escuchar ofertas era Guido Rodríguez, aunque no recibió ninguna de su agrado. Ahora ésta podría llegar de la mano del Liverpool, al que las lesiones han llevado a fijarse en el centrocampista del Betis. Para colmo, Artur Melo, que llegó en verano, está fuera de forma y se entrena con el filial.

Así pues, el Liverpool, décimo en la clasificación, parece obligado a reforzarse en el mercado invernal, especialmente su centro del campo. El Betis, por su parte, estaría abierto a negociar por Guido Rodríguez a partir de 25 millones de euros, y es que el América se llevará parte del dinero por el que sea traspasado.

Guido Rodríguez y su continuidad en el Betis

Guido Rodríguez, con una “una linda temporada por delante”, fue objeto de las aclamaciones de la afición bética tras la consecución de la Copa del Rey ante el Valencia -’Guido, quédate’- y, pese a que “hubo por ahí alguna oferta, otras cosas de mercado”, lo que le terminó de decidir fue la emoción de quedarse, “esa sensación y esa autoexigencia de ir consiguiendo cosas para el Betis

No me daba esa emoción irme, no me daba ese miedo, me lo daba quedarme acá, me generaba esa ilusión quedarme en el Betis y acá estoy, por una temporada más, disfrutando con todos”, confesó el centrocampista, quien abundó en esta línea al afirmar que “a día de hoy era difícil irse” tras “un año disfrutando muchísimo del fútbol”.

Explicó que esta sensación proviene de “muchos partidos en los que el equipo se siente superior, que maneja los ritmos, que disfruta con el Villamarín, que hay un ambiente muy lindo”; y dijo que, en el debut liguero ante el Elche en casa, se preguntó: “Cómo me voy de acá”.