MENÚ
martes 17 septiembre 2019
01:43
Actualizado

El Real Madrid se queda a medias contra el Valladolid

  • Casemiro, en un remate/Foto: C. Pastrano
    Casemiro, en un remate/Foto: C. Pastrano

Tiempo de lectura 2 min.

24 de agosto de 2019. 21:03h

Comentada
José Aguado 24/8/2019

A cara y cruz se la jugó Zidane y sólo estamos en el segundo encuentro de Liga. Esto promete, sin duda. Pero no le salió. Después de un buen partido del Real Madrid, con balón, con ganas, con ocasiones, aunque sin puntería. Pasaban los minutos y el entrenador francés decidió que no podía empatar el segundo encuentro de Liga después de las buenas senaciones en Vigo. Se la jugó Zidane, dispuesto a partir el equipo en busca de un gol que se resistía.

Real Madrid-Bale

Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Benzema/Foto: David Jar

El Real Madrid jugó los últimos 20 minutos del partido a lo loco, sin red, a muerte como si estuviese en juego todo la temporada. Acabó el Real Madrid con un 4-2-4, con Jovic y Benzema de delanteros y Bale y Vinicius, cada uno en su banda natural para poner balones en el área. El choque ya no tenía control y el Valladolid, que hasta entonces apenas había asomado vio más hueco. Kroos y Casemiro ocupaban todo el campo, donde antes habían estado James e Isco, estaban ellos contra todos, porque ya no había centro del campo: el campo era un pasillo y quien cogía la pelota echaba a correr sin mirar atrás, sin hacer prisioneros y a veces sin saber si le seguían compañeros. El plan de Zidane casi sale bien a la primera: un centro de Bale lo remata Jovic al larguero. Más tarde, un pase churro de Varane lo metió Benzema dentro. Ahí tenía que haber acabado el choque. Pero no: el Madrid no supo cerrarse, no supo guardar lo que tanto le había costado y Guardiola empató el choque.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs