Deportes

El puntazo que resume la exhibición de Nadal ante Berrettini: de un lado a otro usando todos los golpes (vídeo)

El balear comenzó como un tiro las semifinales del Open de Australia

Nadal, durante las semifinales del Open de Australia ante Matteo Berrettini
Nadal, durante las semifinales del Open de Australia ante Matteo Berrettini FOTO: Tertius Pickard AP

Rafa Nadal comenzó como un tiro las semifinales del Open de Australia contra el italiano Matteo Berrettini. Arrancó el español con una táctica muy clara: pelotas sobre el revés de su rival, que es el golpe más débil que tiene el número siete del mundo. Pero en cuanto cogió confianza la exhibición del zurdo fue completa, y el punto con el que logró el doble break en el segundo set es el mejor resumen:

Utiliza todos los golpes para marear al italiano. Desde el fondo le domina con la derecha, pero después le empieza a llevar de un lado para otro: tiros cruzados, golpes profundos, una defensa espectacular después de una gran derecha de Berrettini y la trampa final con un cortado flojito que ya no tuvo respuesta.

Eran las séptimas semifinales del español en el Open de Australia, el torneo de Grand Slam que más le ha dado la espalda, pues sólo lo ha conquistado una vez, en 2009, y en el que ha sufrido todo tipo de lesiones. Este 2022 amenazó con sucederle lo mismo con el golpe de calor que sufrió ante Shapovalov. Las condiciones en las que se disputó el duelo contra Berrettini fueron muy diferentes, ya que del calor extremo de los cuartos se pasó a la lluvia. Diluvió en Melbourne e incluso se tuvo que jugar con el techo en la Rod Laver Arena, lo que cambia un poco las condiciones, ya que la pelota del español, que habitualmente hace mucho daño por el efecto, coge menos revoluciones.

De las otras veces que disputó la penúltima ronda en Melbourne, sólo perdió una. Fue la primera, ante un sorprendente Jo-Wilfried Tsonga en 2008. El francés venció con un juego muy agresivo, subiendo constantemente a la red. El curso siguiente repetiría Nadal para dejar un encuentro inolvidable contra Fernando Verdasco, una batalla de cinco sets que parecía dejar tocado a Rafa, pero se recuperó para disputar la final ante Federer y derrotarlo. Fue el día que su tío Toni, por aquel entonces su entrenador, le dijo aquello de: “Si hubiera alguien disparándote, a que correrías”, cuando su pupilo se levantó de la cama diciendo que era imposible que jugara. Al suizo lo superó de nuevo en otra paliza de cinco sets. Y repitió contra Roger en sus dos citas siguientes en semifinales, en 2012 y 2014, ganándole ya con algo más de solvencia. En 2017 su víctima fue Dimitrov y en 2019, Tsitsipas.