Deportes

La extraña enfermedad de Novak Djokovic

El serbio dio muestras de una preocupante falta de forma física en la final de Belgrado y lo achacó a una “enfermedad reciente”

Novak Djokovic durante la final en Belgrado
Novak Djokovic durante la final en Belgrado FOTO: Darko Vojinovic AP

El ruso Andrey Rublev ganó el torneo ATP 250 de Belgrado al superar al serbio Novak Djokovic, número uno del tenis mundial, por 6-2, 6-7 (4/7) y 6-0. El inicio del primer set fue igualado, pero a partir del 2-2 el ruso, número 8 del mundo, aprovechó la inconsistencia de Djokovic y lo ganó con claridad (6-2). Djokovic reaccionó en el segundo, que se convirtió en una dura batalla por cada punto y que se resolvió en el tie-break, en el que el serbio tiró de experiencia para imponerse por 7-4. La tercera manga fue un paseo para Rublev ante un Djokovic desbordado. El serbio pareció cansado, apenas opuso resistencia y fue incapaz de evitar el 6-0 pese al apoyo de los 8.500 espectadores que llenaron las gradas.

Al número uno se le fundieron los plomos. Simplemente. Exhausto y con apariencia de estar al borde de la retirada (utilizó hasta toallas rellenas de hielo en los descansos para mitigar el sofoco), no pudo competir en el tercer set en el que encajó un rosco (6-0).

Novak Djokovic denominó su lentitud en la cancha como un «mal presentimiento» al hablar con los medios después de su derrota contra Rublev. Después Dubái y Montecarlo, Belgrado fue solo su tercer torneo de la temporada. Tuvo que remontar un set en contra para ganar sus tres partidos anteriores en la competición. “No me gustó la sensación hacia el final del segundo set y básicamente durante todo el tercer set fue similar a lo que estaba experimentando en Montecarlo. Si se debe o no a esa enfermedad que tuve o algo así, no lo sé, probablemente”, dijo Djokovic.

“Al menos este mal presentimiento vino en el cuarto partido y no en el primero. Las cosas están progresando lenta pero seguramente. París es el gran objetivo y, con suerte, estaré en forma y listo para jugar al mejor de cinco (partidos)”. añadió.

En rueda de prensa, Djokovic achacó su bajón a “una enfermedad” que ha pasado “recientemente”. “No es el coronavirus y no entraré en detalles, pero afectaba a mi cuerpo y a mi metabolismo. Es preocupante tener esa sensación en la pista. No me sentí cansado hasta el final del segundo set. También me pasó en Montecarlo”, desveló.

Su entrenador Goran Ivanisevic confirmó que el tenista estaba enfermo antes del inicio de la Abierto de Montecarlo. “No creo que realmente haya sucedido así en ninguna parte de mi carrera. Por eso creo que tiene relación con la enfermedad que estaba pasando. Fue bastante duro físicamente para mí. Supongo que el tiempo de recuperación está tardando un poco más de lo que esperaba. No me sentí demasiado cansado hasta el final del segundo (set)”, explicó.

Por último, el serbio concluyó diciendo: “(Luego) salí después de un tiempo muerto médico y cambio de ropa para pelear por otro conjunto. No fue algo agradable para la gente verlo en la cancha y lo siento mucho, pero no quería retirarme del partido”.

Las declaraciones del tenista han desatado todo tipo de rumores y muchos apuntaron a que su cansancio puede deberse a las secuelas de haber pasado Covid, aunque el serbio, en el punto de mira por no vacunarse, lo desmintió. Sin embargo, otros expertos señalan que puede deberse a un padecimiento que el tenista sufre desde 2010. De hecho no es la primera vez que Djokovic habla de este tipo de sensaciones. En 2020, tras ganar el Open de Australia, el tenista declaró: “No tenía ninguna lesión concreta, pero me sentía algo enfermo, era como si no tuviera energía y tenía problemas para enfocarme en la pista. El doctor me evaluó y por suerte pude ir mejorando a partir del cuarto juego. Me ocurrió mismo en semifinales en el duelo contra Roger Federer”.

Al parecer y con la pista de que afecta a su metabolismo se trataría de una enfermedad celíaca que le fue diagnosticada en 2010 y que ha podido causar complicaciones posteriores. El serbio comenzó a notar los primeros síntomas de su dolencia en los torneos de 2009 y 2010, cuando bajó su rendimiento a causa de malestares estomacales y vómitos a mitad de los partidos, lo que le costó cambiar del primero al segundo peldaño en el ranking mundial.

Padece una enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es un mal genético que causa inflamación intestinal cuando quienes la padecen ingieren cualquier alimento con trigo, puede detectarse alrededor de los dos años de edad cuando se introducen las harinas en la dieta, o en los adultos entre los 30 y los 40, porque se pierde la función intestinal para degradar el trigo. La diarrea y el dolor abdominal son los síntomas más frecuentes, pero también la falta de energía.

En aquel momento, Igor Cetojeviv, nutriólogo del tenista, le hizo borrar de su dieta los panes y las pastas, y agregar más pollo al vapor, soya y sushi. Sin embargo, a pesar de cambiar su alimentación, el tenista ha visto como sus problemas de salud han vuelto años después.