Deportes

El monumental cabreo de Paula Badosa tras perder: “No gano ni al parchís”

La tenista también utilizó las redes sociales para dar las gracias a sus seguidores

Paula Badosa después de perder ante Qinwen
Paula Badosa después de perder ante Qinwen FOTO: KIMIMASA MAYAMA EFE

Paula Badosa regresó a las pistas después del US Open para debutar en la segunda ronda del WTA 500 contra la china Qinwen Zheng (número 36 del mundo). El partido duró menos de una hora y treinta minutos y con una derrota de manera abultada (6-3 | 6-2). A la catalana se la vio enfadada por su rendimiento y protagonizó una de las anécdotas del día al plasmar su cabreo en redes sociales: “No gano ni al parchís”. Dos minutos después también escribió algunas palabras más: “Gracias por el apoyo igualmente, seguiré luchando”. Sus seguidores se han volcado con ella y no paran de enviarla mensajes de apoyo confiando en que pueda enderezar el rumbo.

La catalana es consciente de que ahora mismo no está jugando a su mejor nivel. Badosa quiere recuperar la versión que tuvo a finales de 2021 y a principios de 2022. En aquello periodos de tiempo conquistó los torneos de Indian Wells y Sidney e incluso llegó a ser segunda en la posición del ranking mundial WTA, donde ahora ocupa el cuarto puesto y todo apunta a que caerá algunos peldaños más. Hace varias semanas habló con Eurosport sobre este tema: “En primer lugar, necesito recuperar ese espíritu de competitividad, esa garra, esa tranquilidad que tenía. Sobre todo necesito recuperar la confianza en mí misma que quizá, cuando pierdes un partido y, por ser jugador de tenis y ser siempre muy exigente, se escapa. La prensa tampoco ayuda, a la mínima que pierdes dos partidos seguidos enseguida te tira abajo. Todo eso es muy complicado de llevar, la verdad, para mí todo lo que estoy viviendo este año está siendo muy nuevo, he ido acumulando muchas experiencias que nunca antes había tenido”.

La tenista de 24 años también se mostró muy segura de que está en el camino correcto: “Sigo trabajando y entrenando igual de bien, eso no ha cambiado, quizá también necesito que en algún momento pueda tener un poco de suerte. Cuando las cosas vas bien, como por ejemplo el año pasado en el torneo de Indian Wells, ves que la bola que tiro a la línea con 5-5 entra y gano el punto; ahora es todo lo contrario, ahora mi rival la pega con la caña y se lo lleva ella. Hay tantos factores externos que no lo puedes pensar demasiado, lo único que puedo hacer es seguir trabajando en esta misma línea y esperar mi momento, que seguro me volverá a llegar”.