Slim, el Rey Midas mexicano que ansía el ladrillo español, entra en Metrovacesa

El empresario toma el 3% de su capital. También tiene participaciones en Realia y Quabit, además de controlar la constructora FCC

El magnate mexicano Carlos SlimJosé MéndezEFE

Carlos Slim es el octavo hombre más rico del mundo, con una fortuna que la revista Forbes estima en casi 64.000 millones de dólares. Tirando de chequera, el magnate mexicano se hizo en 2014 con el control de la constructora española FCC a precio de saldo cuando la firma que entonces capitaneaba Esther Koplowitz zozobraba. Desde entonces, Slim no ha hecho otra cosa que comprar cada vez más ladrillo en España. Su último movimiento ha sido la entrada en el capital social de Metrovacesa, donde ha tomado una participación del 3%, un porcentaje valorado en unos 44 millones de euros en función de los actuales precios de mercado de la promotora inmobiliaria, según informa Ep. La empresa se ha anotado hoy una subida del 3,74% en la sesión de Bolsa, que cerró a 9,420 euros por título. Metrovacesa está respaldada por unos potentes propietarios. La firma cuenta con Santander y BBVA como sus dos accionistas de referencia, dado que controlan el 49,3% y el 20,8%, respectivamente, de su capital, en el que también figuran varios inversores institucionales extranjeros como Schroders, con un 4,9%, y Julius Baer, con otro 4,7%. Las entidades españolas tomaron posiciones en la compañía tras llegar a un acuerdo de canje de deuda por acciones.

Con este movimiento, Slim replica el que ya realizó a comienzos de enero cuando tomó un paquete de 4,47 millones de títulos de Quabit, la promotora controlada y presidida por Félix Abánades, representativos del 3,006% de su capital y valorados entonces en unos cinco millones de euros. Junto a Slim, Quabit cuenta también entre sus accionistas con uno de los inversores españoles más reputados Francisco García Paramés, que a través de su gestora Cobas controla un 3,08% de su capital.

Metrovacesa y Quabit son dos de las tres inmobiliarias españolas en las que Slim ha invertido. La tercera es Realia, en la que entró en virtud de su acuerdo para rescatar a FCC. La compañía volvió a promover viviendas tras la crisis y actualmente trabaja en poner en marcha una filial de viviendas de alquiler. Realia cuenta además con una división de patrimonio integrada por una cartera de edificios de oficinas y centros comerciales repartidos por Madrid y Barcelona, entre los que figura una de las torres Kio de la Plaza de Castilla de Madrid.