Airbus prepara un ajuste que puede afectar a 20.000 puestos de trabajo

El plan se negocia con gran secretismo entre la dirección del consorcio y los gobiernos de España, Alemania, Francia y Reino Unido

Airbus se enfrenta, como todo el sector aéreo, a la peor crisis de su historia. Y para superarla no ve otra salida que realizar un ajuste de empleo de considerables dimensiones. Según aseguró ayer la agencia Reuters, el recorte que maneja la compañía oscila entre los 14.000 y los 20.000 empleos en todo el mundo. La cifra va en consonancia con la caída del 40% en su producción que va a experimentar el consorcio en los próximos dos años, como desveló ayer su consejero delegado, Guillaume Faury, en una entrevista al medio alemán «Die Welt». «La producción de aviones de Airbus caerá un 40% durante los dos próximos años en comparación con los planes previos a la crisis y esta reducción no funcionará sin ajustes de personal», aseguró Faury, que lleva meses advirtiendo de que la compañía debe acometer medidas traumáticas para seguir adelante.

Faury aseguró que la producción no volverá a los niveles que tenía en 2019 hasta 2025. «La crisis en la industria es enorme, tenemos que reaccionar ante ella y adaptarnos. Empleamos alrededor de 90.000 personas en nuestra división de aviones comerciales. Como ya se explicó varias veces, anunciaremos antes de finales de julio cómo serán los ajustes de personal. Estamos buscando formas de mantener la mayor cantidad de empleos posible, pero las soluciones de mitigación disponibles para nosotros no serán suficientes. Es un hecho brutal, pero tenemos que hacerlo. Se trata del ajuste necesario a las cifras de producción masivamente reducidas. Se trata de asegurar nuestro futuro», advirtió Faury en «Die Welt».

Negociación con los gobiernos

Aunque no hay datos oficiales sobre el recorte, la horquilla manejada iría en línea con la reducción de plantilla anunciada con anterioridad por la compañía, y que afectaría a entre el 20% y el 30% de su personal, según explica Francisco San José, presidente del Comité Interempresas de Airbus en España. San José asegura que, por el momento, no conocen muchos detalles sobre los planes para el futuro de la compañía porque la dirección, con Faury a la cabeza, está ventilando buena parte de la cuestión directamente con los jefes de Gobierno de los cuatro países con implicaciones en el consorcio, Pedro Sánchez (España), Boris Johnson (Reino Unido), Emmanuel Macron (Francia) y Angela Merkel (Alemania). Del respaldo público que pudiera tener este proyecto paneuropeo podría depender también la magnitud del ajuste.

Si bien el coronavirus va a obligar a Airbus a incrementar la magnitud de su ajuste, la compañía ya venía arrastrado problemas que le habían llevado a anunciar en febrero un duro plan de reducción de plantilla de 2.362 trabajadores, de los que 630 correspondían a sus instalaciones en España. La compañía aeronáutica justificó entonces el ajuste por la baja demanda ya entonces prevista.