El Gobierno presiona para mantener viva la fusión de Iberia y Air Europa

Maroto recuerda que es importante "ganar peso y tamaño" en estos momentos de crisis

Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez en el día 46 del estado de alarma
Varios aviones de Iberia aparcados en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo SuárezMarta Fernández Jara Europa Press

Oficialmente, la compra de Air Europa por Iberia sigue adelante. Pero la irrupción de la crisis del coronavirus está provocando turbulencias en su avance. Durante la presentación de resultados del grupo, Willie Walsh, consejero delegado de IAG, matriz de Iberia, dejó abierta la puerta a rebajar el precio de compra de 1.000 millones pactado para la adquisición de la aerolínea de Globalia aduciendo que la situación financiera de esta última ha cambiado por la crisis de la Covid-19. La de Iberia también ha empeorado sensiblemente con el coronavirus, pues la propia compañía ha admitido que tendrá que ajustar su tamaño a la nueva realidad del mercado y que el año próximo reducirá un 20% su negocio respecto a este ejercicio.

Todas estas circunstancias han llevado a que se haya especulado incluso con la posibilidad de que ambas compañías rompan su acuerdo de fusión. Una posibilidad que el Gobierno quiere evitar. Hoy mismo, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha lanzado un mensaje alentando a ambas compañías a seguir adelante con la operación. Aunque la ministra ha insistido en que serán ambas compañías las que “valorarán los pros y los contras” de seguir adelante con su proceso de fusión y que el Gobierno acompañará en la decisión que tomen ambas compañías, ha recordado también a ambas aerolíneas la importancia en estos momentos de crisis de “ganar peso y tamaño” para obtener una mayor capacidad para aguantar “el tiempo necesario hasta recuperar la actividad”.

Ayudas públicas

El Ejecutivo ya dio un importante paso para empujar la fusión a comienzos de julio con la creación del fondo de 10.000 millones de euros para ayudar a las empresas estratégicas del sector industrial en apuros. Este instrumento, que dependerá de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), parece la herramienta perfecta para rescatar tanto a Iberia como a Air Europa e insuflarle los recursos necesarios a la primera para culminar la compra de la segunda. El presidente de Iberia, Luis Gallego, ha asegurado que, con lo que han recibido hasta ahora, es complicado que puedan hacer frente a otras compañías como Lufthansa o Air France-KLM, que han recibido apoyos públicos por valor de 9.000 y más de 10.000 millones de euros, respectivamente. Frente a ellos, Iberia y Vueling han suscrito sendos créditos avalados por el ICO por una cuantía total de 1.000 millones de euros. Una cantidad que se antoja insuficiente para culminar la adquisición de Air Europa.

Con la adquisición de Air Europa, Iberia recuperaría el liderazgo del mercado hispanoamericano que ahora mismo ostenta Air France-KLM, grupo con el que la aerolínea de la familia Hidalgo mantiene un acuerdo en estos momentos. Iberia quiere impulsar en Madrid un gran “hub”que compita con los grandes aeropuertos europeos y le coloque en el “Top 5″ de esta clasificación. Luis Gallego afirmó a finales del pasado año que la operación es estratégica para el Estado porque protege a Air Europa en un entorno de competencia feroz como es el aéreo y ayudará a consolidar el hub madrileño. España, explicó, necesita «consolidarse para competir a nivel europeo y mundial» y potenciar Barajas como un hub de primera división de modelo 360 grados, a la altura de otros como París o Heathrow. Y, para ello, el presidente aseguró que la unión de ambas aerolíneas era “imprescindible”.