Trabajo dice ahora “no tener miedo” a prorrogar los ERTE

El Banco de España pide al Gobierno que no derogue la reforma laboral

Presentación de la "Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral de España 2019"
La Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, clausuró este jueves la presentación de la Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral de España 2019Luca PiergiovanniEFE

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, señaló este jueves que se registra un «perfil de mejoría» económica, pero el proceso de recuperación es «incipiente, incompleto, sujeto a una elevada incertidumbre y desigual», por lo que en la segunda fase de la crisis pidió extender y recalibrar las medidas ya aplicadas focalizando en empresas, sectores y población más afectados, así como permitir que se produzcan los «ajustes estructurales» necesarios tras la pandemia. En este sentido, aseguró que «en paralelo al papel de los ERTE, resulta importante asegurar el correcto funcionamiento de los diferentes mecanismos de flexibilidad laboral disponibles para las empresas, cuya función es especialmente útil en estas circunstancias para llevar a cabo de manera eficiente los ajustes derivados de la crisis», en referencia al mantenimiento de la reforma laboral, que el Gobierno ha señalado que pretende derogar.

En el mismo acto, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, sorprendió afirmando que «no hay que tener miedo» a extender los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) más allá de septiembre para determinados sectores durante el tiempo que sea necesario, ya que «no tendría sentido dejar caer el sistema» tras el elevado esfuerzo inversor. A finales de junio, el Gobierno pactó con los agentes sociales extender los ERTE hasta finales de septiembre. Entre los sectores en los que se podrían ampliar, Díaz ha citado actividades sociocomunitarias o culturales, además de los que ya había mencionado (transporte aéreo o agencias de viajes) en una intervención previa en el mismo acto el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, partidario también de extender esta medida de forma “focalizada”.

Un millón de personas en ERTE

Díaz avanzó que la comisión tripartita creada para evaluar los ERTE va a tener “mucho trabajo en agosto” para anticiparse a la realidad de septiembre y ha destacado que será clave acertar en la definición de esos sectores. La ministra de Trabajo también ha expuesto que de los 3,4 millones de trabajadores que llegaron a estar en un ERTE, apenas queden 1 millón en ellos. Eso sí, muchos de ellos siguen sin cobrar las prestaciones por ERTE, pese a que desde el Ministerio señalan que ya se han pagado en su totalidad.

Durante su participación en el seminario “Economía, Trabajo y Sociedad en España. El impacto de la Covid-19”, organizado por el Consejo Económico y Social (CES), Hernández de Cos ha apuntado que los datos del primer trimestre arrojaron una caída del PIB del 5,2%, la mayor de la historia pese a contar solo con dos semanas de confinamiento, que afectó en mayor medida al segundo trimestre, por lo que espera una “notable intensificación” de la caída económica, de entre el 16% y el 21,8%. El gobernador también señaló que, además de la legislación laboral adquieren mucha importancia las políticas activas de empleo y de formación para desempleados y trabajadores afectados por los ERTE, que se deberían orientar, convenientemente rediseñadas, a potenciar la empleabilidad y facilitar la recolocación de los trabajadores más afectados por la crisis en los sectores o las empresas con mayor potencial de crecimiento.

Presentación de la "Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral de España 2019"
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, asiste, este jueves, a la presentación de la Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral de España 2019Luca PiergiovanniEFE

“Reducir la elevada dualidad de nuestro mercado de trabajo es, en mi opinión, un objetivo ineludible”, dijo Hernández de Cos. Así, “los mecanismos de protección del empleo deberían ser revisados bajo el prisma de compatibilizar la protección de los trabajadores con las necesidades de flexibilidad, pero, sobre todo, con el objetivo de alcanzar un reparto más equitativo de la protección entre los trabajadores con diferentes modalidades contractuales. Hay que recordar también que, con carácter previo a la actual crisis, cerca del 43% de los parados llevaban más de un año buscando un puesto de trabajo y que en torno al 30% lo habían hecho durante más de dos años. Esta situación se agravará con la actual crisis, por lo que resulta urgente reforzar el papel de las políticas dirigidas a aumentar la empleabilidad de los trabajadores más vulnerables y a evitar que el desempleo se convierta en estructural”.

En este sentido, recordó que los sectores que podrían verse más afectados por esta crisis (entre ellos, el transporte, la hostelería y la restauración, el ocio y el comercio) suponen casi el 20% del empleo de nuestro país. Pero, además, estos sectores “muestran una mayor concentración de trabajadores con reducida formación y menos expuestos a la realización de tareas relacionadas con las tecnologías de la información y las habilidades numéricas y de escritura y lectura. Todo ello dificulta la empleabilidad de estos trabajadores en otras ramas productivas que previsiblemente gocen de mejores perspectivas de crecimiento en el futuro próximo”.