Hipotecas por el 100% de la tasación: ¿Realidad o mito?

Casi ninguna entidad las ofrece ya, aunque hay algunas opciones para superar el umbral del 80%

Anuncio de una hipoteca en la sucursal de una entidad
Anuncio de una hipoteca en la sucursal de una entidad

Durante los primeros años del siglo XXI, aquellos del “boom” inmobiliario que precedieron al estallido de la burbuja, los bancos españoles concedían hipotecas por el 100% del valor de tasación de una vivienda con relativa facilidad. Pero entonces llegó la Gran Recesión y la valoración al alza de los inmuebles y la vista gorda que muchos banqueros hacían en el estudio de los perfiles a financiar para alcanzar este porcentaje condujeron al desahucio de más de 400.000 familias que no estaban en condiciones de pagar su hipoteca entre 2008 y 2012, según los datos de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Tras esta dura lección, en la que los bancos también pagaron también su peaje en forma de crecimiento importante de la morosidad y adjudicaciones de viviendas que les obligan a provisionar fondos que no pueden emplear para otras operaciones, prácticamente ninguna entidad financia en estos momentos préstamos por el 100% de la tasación, aunque hay algunas que pueden superar excepcionalmente el habitual 80%, según asegura el portal especializado en hipotecas HelpMyCash.

La principal seña de identidad de estas hipotecas es que, como su nombre indica, con ellos no necesitaremos prácticamente ahorros para comprar la vivienda, ya que la entidad le presta al cliente el 100% del valor del inmueble. Eso sí, como el importe es más alto que el de un crédito al 80% del valor de tasación, el hipoteca tendrá que optar por un periodo de amortización más largo si no quiere que las cuotas ahoguen su economía. Por lo general, los bancos suelen aceptar un plazo de devolución de hasta 30 años, aunque hay algunos que en su momento llegaron a prolongar la deuda durante 40 años.

Las condiciones de este tipo de préstamos hipotecarios son, además, menos ventajosas que las concedidas por un porcentaje menor del valor de tasación. Al asumir las entidades un riesgo mayor, el tipo de interés suele ser más caro o pueden exigir la vinculación de más productos -nóminas, planes de pensiones, domiciliación de recibos...- para concederlas.

Posibilidades limitadas

A pesar de que en estos momentos resulten muy limitadas, desde HelpMyCash aseguran que las posibilidades para conseguir estas hipotecas existen. Tener un trabajo estable, cierta antigüedad laboral, estar al día con el resto de deudas vigente y tener una economía solvente serán cuatro requisitos básicos para tener más posibilidades de lograr este tipo de financiación

Por norma general, en la actualidad, pocas entidades financian más allá del 80% de la tasación. No obstante, según el comparador, hay varias opciones para superar este umbral. La primera, las ventajas que tienen jóvenes y funcionarios. Para los que tienen menos de 35 años o son empleados públicos, firmar una hipoteca del 85% o del 90% de la tasación puede resultar más fácil. “Los bancos valoran muy positivamente la estabilidad laboral y alguna de ellas están empezando a facilita el acceso a la vivienda a los más jóvenes”, aseguran desde HelpMyCash. Otra solución para que el banco preste más dinero pasa por añadir un segundo inmueble a la hipoteca o sumar titulares al contrato. De esta manera, el banco podría sentirse más respaldado ante un posible impago. También cabe la posibilidad de tener más posibilidades de un mayor porcentaje si el dinero se necesita para adquirir un inmueble que sea propiedad del banco.