El Ejecutivo amplía el plazo para tramitar el ingreso mínimo hasta finales de año

Escrivá asegura que ya se han tramitado 330.000 peticiones de la ayuda

Aquellas familias vulnerables que crean que cumplen las condiciones para recibir el ingreso vital mínimo (IMV) tendrán más tiempo para solicitarlo. El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones va a ampliar su plazo de tramitación a seis meses. De esta manera, se amplía el periodo de carencia que vence el próximo 15 de septiembre hasta finales de diciembre para que todas las personas beneficiarias puedan recibir la prestación con carácter retroactivo y con efecto del 1 de junio.

Según denunció UGT a finales de agosto, algunos ayuntamientos estaban concediendo citas concedidas a los solicitantes del ingreso mínimo vital (IMV) para formalizar de forma presencial su petición con fecha posterior al 15 de septiembre, con lo que quedarían fuera del periodo de carencia que garantiza el cobro retroactivo desde el 1 de junio. El sindicato asegura que se trata de una muy buena noticia porque, dado el colapso en la gestión de esta renta por la falta de efectivos y recursos, muchos se hubieran quedado sin la ayuda al resultar muy difícil obtener respuesta antes del periodo de tres meses que marca la ley para considerar que la solicitud decae por silencio administrativo.

Aunque el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, aseguró el martes que, a día de hoy, ya se han tramitado 330.000 peticiones para recibir el (IMV), desde el sindicato aseguran que de las 740.000 solicitudes presentadas, sólo han sido tramitadas menos de 40.000 y el resto continúan a la espera. Escrivá, ante las críticas de los demandantes sobre la dificultad del proceso, aseguró en una entrevista en la Cadena Ser que se va a simplificar y que antes de que acabe septiembre el IMV habrá llegado a 150.000 hogares. “Estamos aprendiendo y estamos mejorando”, aseguró durante la entrevista el ministro. Uno de los requisitos actuales, estar en búsqueda activa de empleo en el SEPE, pasará a ser una obligación a posteriori de los demandantes que tendrán que cumplir para seguir recibiendo la ayuda.

Ante las palabras del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, sobre la necesidad de agilizar los trámites, Escrivá aseguró que “a veces uno quiere correr pero cuando va muy deprisa tropieza”, y que si hubieran corrido “estaríamos pidiendo un reintegro a 60.000 familias”