Quiebra Dentix: ¿cómo podrán los afectados recuperar su dinero?

Los pacientes que no reciban los tratamientos pueden paralizar el pago a las financieras

La reciente declaración de Dentix en concurso de acreedores deja sin tratamientos y sin el dinero pagado por ellos a miles de afectados (cerca de 100.000, según Adicae) en sus 180 clínicas repartidas por España. Y es que, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), “la deuda acumulada por Dentix apenas alcanzará para saldar las cuentas con una pequeña parte de los acreedores, y en ningún caso los pacientes, ya que los consumidores son los últimos en la lista de acreedores según la actual ley concursal”. Ante este escenario, los afectados tienen las siguientes vías de actuación.

En función de la situación de cada afectado, hay tres posibles vías con mayores o menores probabilidades de recuperar el dinero, según explica Enrique García, portavoz de OCU.

Reclamar a la entidad financiera

Las personas que lo tendrían más fácil para recuperar su dinero son las que financiaron el tratamiento con una entidad externa a Dentix. La norma permite recuperar el dinero del tratamiento, o al menos una parte, ya que el consumidor no está obligado a pagar un tratamiento que no ha recibido. Por ello, el cliente podrá rescindir el contrato con la entidad financiera. “En la práctica, puede resultar más complicado”, señala Enrique García. Las entidades intentar obviar la norma y cobrar por todos los medios. Es habitual que “las financieras envíen cartas al afectado intentado reclamar esas deudas a sabiendas de que no pueden hacerlo”, señala Enrique García. Pero en teoría, la probabilidad de recuperar el dinero es mayor.

El procedimiento para conseguirlo es presentar una reclamación por escrito ante el banco, solicitar la paralización del cobro e indicar a la entidad que se abstenga de reclamar las cantidades. De hecho, “es sancionable por parte de la Administración si las entidades requieren el cobro de un servicio que no esté recibiendo”, añade el portavoz de OCU. No es necesario recurrir a un abogado para hacer este tipo de reclamación.

Recibir el tratamiento en otra clínica

La segunda vía es la posibilidad de continuar los tratamientos. Pueden ser acuerdos generalizados a los que llegue Dentix, o acuerdos puntuales clínica a clínica, ya que la estructura de franquiciados puede permitir este tipo pactos. Es decir, no todos los afectados podrán beneficiarse de esta situación. “En otras crisis, los consumidores pudieron continuar los tratamientos fruto de esos acuerdos, como en la quiebra de iDental”, explica el portavoz de OCU. El problema es el tiempo. Pueden pasar varios meses hasta que un afectado de Dentix pueda retomar su tratamiento en otra clínica, lo que no será tan viable para pacientes que requieran un tratamiento urgente. Además, las condiciones del tratamiento pueden ser distintas, por ejemplo, en el caso de que tengan un coste superior.

Facua-Consumidores en Acción advierte además de que el cierre de las clínicas viene provocando la imposibilidad de acceso de los pacientes a su historia clínica y a la documentación y los datos que en las mismas pudieran figurar. Una circunstancia que reviste de especial gravedad y que los sitúa en una posición de completa vulnerabilidad, teniendo en consideración que son numerosos los tratamientos que actualmente se encuentran interrumpidos y que dicha coyuntura puede suponer un grave perjuicio para la propia salud e integridad de los consumidores.

Acudir al concurso

Los clientes que hayan pagado parte o todo el tratamiento a Dentix sin financiación y que no puedan continuarlo no tendrán otra opción que acudir al concurso de acreedores. “Lamentablemente, es la única posibilidad para muchos” y la peor de todas, subraya Enrique García. En el concurso, se pondrán a la cola de los acreedores. Los consumidores no tienen ningún tipo de prevalencia en el pago y, por lo tanto, la posibilidad de recuperar el dinero de sus tratamientos dependerá de la situación financiera de Dentix. “La probabilidad de que no recuperen su dinero es alta, sin hacer una valoración directa, porque no conocemos el estado real contable de la compañía”, dice el portavoz de OCU. El concurso es la vía final de reclamación, no hay ninguna otra alternativa. “En estas situaciones no cabe la reclamación administrativa porque, aunque acabe en una sanción a Dentix, si la empresa no tiene capacidad para devolver el dinero, los afectados seguirían en la misma situación”, añade.

La Organización de Consumidores y Usuarios iniciará una campaña que facilite las reclamaciones a los consumidores. Por su parte, Facua ha creado una plataforma de afectados para asesorar y defender a los pacientes, de la que ya forman parte más de 740 personas. Tanto la OCU como Facua piden una mayor protección de los consumidores y soluciones para los tratamientos interrumpidos.

Reivindicaciones de OCU

La OCU ya calificó como lamentable la reciente reforma de la Ley Concursal en mayo de este año por no contemplar una mejora de la posición de los consumidores en la lista de acreedores. Y pide ahora una reforma urgente de la normativa para que los pacientes con el tratamiento pendiente puedan exigir la deuda en igualdad de condiciones que el resto de empresas e instituciones acreedoras. También solicita que desde los poderes públicos se articule una solución razonable para que las personas que han visto interrumpidos sus tratamientos. "Desde OCU, pedimos la colaboración la Administración porque no solo estamos hablando de una problema económico, sino de salud. Hay que buscar fórmulas que permitan la continuidad de los tratamientos, que a veces es más importante que el dinero por los efectos que tiene en la salud”, concluye Enrique García.

Reivindicaciones de Facua

Estas son las principales reivindicaciones de Facua sobre el sector de las clínicas dentales:

- La obligatoriedad de seguros de responsabilidad civil que cubran el riesgo de cierre y ofrezcan garantías ante la negligencia en la gestión y el fraude a los consumidores.

- Información pública de fácil acceso de todos los datos identificativos y de relevancia para el consumidor de las clínicas dentales, odontólogos responsables de los servicios y seguros de responsabilidad civil y su publicidad en los registros existentes en las Comunidades Autónomas y el Ministerio de Sanidad.

- Garantías de acceso y recuperación de las historias clínicas, desarrollando la Ley 41/2002 y previendo el destino y conservación de las historias clínicas en caso de cierre del establecimiento.

- Regulación de la publicidad sanitaria.

- Obligatoriedad de controles e inspecciones periódicas de las autoridades regulatorias, procedimientos sancionadores efectivos y disuasorios y adopción de medidas preventivas.

- Publicación y máxima transparencia de sanciones impuestas, tanto en el ámbito de consumo como de salud. La administración debe tomar cartas en el asunto de una vez y no permitir que la atención sanitaria se convierta en una mercancía más, abandonando al consumidor en la selva de negocios especulativos y fraudulentos.