El Tesoro coloca, por primera vez, deuda a diez años a un interés negativo

El Gobierno considera que esta caída ratifica la confianza de los inversores en la recuperación de España

La vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño, durante su intervención en CEDE
La vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño, durante su intervención en CEDE CEDE

El bono español a diez años ha registrado un nuevo mínimo histórico y se ha subastado en el mercado primario, por primera vez, a un interés negativo, al situarse en el menos 0,016%. En concreto, el Tesoro ha colocado a diez años un importe de 921 millones de euros, con un rendimiento negativo del 0,016%. Con esta operación, el Tesoro cobra por primera vez por una emisión a diez años. El Ministerio de Economía considera que este descenso ratifica la confianza de los inversores en la eficacia de las medidas adoptadas por el Gobierno español, así como en la recuperación y futuro de la economía española. Con esta caída, se afianza la reducción de los tipos de interés de la deuda española, que en noviembre registraron nuevos mínimos históricos: con un coste de la deuda en circulación del 0,18% y el tipo del stock de deuda del 1,86%. El Tesoro había comunicado que este jueves esperaba captar entre 750 y 2.250 millones de euros en esta subasta, la penúltima del año, pero la última de bonos y obligaciones. La próxima semana, el día 15, se celebrará la postrera puja de este ejercicio, que será de letras a tres y nueve meses.

En la anterior subasta de este tipo de obligaciones a diez años, emitidos con un cupón del 1,25%, el Tesoro había establecido un interés de colocación del 0,23%. Además de los argumentos esgrimidos por Economía, la reducción del rendimiento de esta deuda está relacionada con su evolución en el mercado secundario, ya que en esta sesión se situó en el mínimo histórico del 0,01% por las expectativas de los inversores de que el Banco Central Europeo (BCE) aumentara este jueves las compras de bonos para proporcionar más liquidez en el sistema, ayudar a la banca y estimular la economía.

Además, en esta jornada, el Tesoro también ha efectuado una emisión de obligaciones a diez años indexadas a la evolución de la inflación en la zona, euro con un cupón del 0,65 % y una vida residual de siete años, en la que ha asignado títulos por un importe de 482 millones de euros y un interés marginal del menos 1,135%. Los inversores habían solicitado 2.806,39 millones en obligaciones a diez años, con lo que la tasa de cobertura se ha situado en 3,05 veces. Mientras, las peticiones de títulos ligados a la inflación europea ascendieron a 927,05 millones, por lo que la tasa de cobertura fue de 1,92 veces.

El Tesoro había comunicado que este jueves esperaba captar entre 750 y 2.250 millones de euros en esta subasta, la penúltima del año pero la última de bonos y obligaciones. La próxima semana, el día 15, se celebrará la postrera puja de este ejercicio, que será de letras a tres y nueve meses.

Tipos negativos a 156 entidades

El Banco Central Europeo (BCE) ha adjudicado 50.413,56 millones de euros de liquidez a las 156 entidades bancarias que han participado en la sexta y penúltima subasta TLTRO-III celebrada por el instituto emisor, lo que supone menos de un tercio que la cantidad otorgada en la ronda anterior, celebrada en septiembre. De esta forma, en el conjunto de las seis rondas del actual programa de operaciones de financiación a largo plazo con objetivo específico, el BCE ha adjudicado casi 1,75 billones de euros a la banca europea, informa Ep.

Desde la cuarta subasta del programa se aplican las condiciones más ventajosas hasta la fecha para las operaciones de liquidez. En abril, el BCE decidió mejorar su remuneración, por lo que el tipo de interés a aplicar es 50 puntos básicos inferior al tipo medio aplicado en las operaciones de refinanciación. Esto significa que los bancos le cobrarán un 0,5% al BCE por el dinero que le pidan prestado en el marco de estas operaciones, ya que el tipo de interés de referencia está situado en el 0%. Además, para aquellas entidades cuyos préstamos elegibles superen un valor de referencia, el tipo aplicado a las TLTRO-III es inferior. En concreto, se puede situar hasta 50 puntos básicos por debajo del tipo medio de la tasa de facilidad de depósito vigente durante cada ronda TLTRO. De forma efectiva, esto se traduce en que los bancos cobrarán hasta un 1% por pedir prestado al BCE, ya que la facilidad de depósito está situada en el menos 0,5%.