El virus hunde la industria como nunca desde 2009

La producción se desplomó un 9% en 2020 con el sector textil y del motor liderando las caídas

Factoría de Citroën en Madrid
Factoría de Citroën en MadridCITROËN CITROËN

La producción industrial se desplomó un 9,1% en 2020, afectada por las restricciones vinculadas a la pandemia, hasta marcar la mayor caída en once años, según el índice de producción industrial proporcionado este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por sectores económicos, las mayores caídas de actividad las experimentaron los bienes de equipo (15,4 %) y los bienes de consumo duradero (13,5 %), mientras que las bajadas fueron menores en los bienes intermedios (7,8 %), los de consumo no duradero (6,5 %) y la energía (6,2 %).

Una vez corregidos los efectos estacionales y de calendario, la producción industrial disminuyó en 2020 un 9,4 %, con descensos pronunciados durante el confinamiento domiciliario, cuya intensidad fue moderándose por sectores en los meses siguientes.

Así, en el periodo inicial (marzo, abril, mayo y junio) los mayores descensos se registraron en los sectores de los bienes de consumo duradero y de equipo, mientras que la contracción fue menos intensa para los de consumo no duradero y energía.

Con la desescalada y la llegada de la nueva normalidad se produjo una recuperación generalizada, aunque también desigual en los diferentes sectores, ya que fue más intensa en los bienes de consumo duradero y de equipo, y más suave en los de consumo no duradero y la energía.

El sector de bienes intermedios es el único que ha alcanzado y superado en el último trimestre de 2020 el nivel del año 2019.

Por ramas de actividad, en 2020 solo aumentó su producción la fabricación de productos farmacéuticos (2,1 %), en tanto que las mayores caídas las experimentaron la industria del cuero y calzado (28,2 %) y la confección de prendas de vestir (26,5 %).

También registraron bajadas pronunciadas la fabricación de vehículos de motor y de otro material de transporte (18,4 %, cada una) y las artes gráficas y reproducción de soportes grabados (18 %).

Por regiones, el mayor desplome se contabilizó en Baleares (20,9 %), seguida por País Vasco (14,1 %), Asturias (13,9 %), Andalucía (11,8 %), La Rioja (11,8 %), Navarra (11,2 %) y Canarias (10,2 %).