Los desempleados reales no bajan: 5,6 millones en marzo

A los 3,94 millones de parados hay que sumar otros 1,7 millones entre ERTE, cese de actividad y formación

Cartel de una oficina del SEPE el día en el que se han conocido los datos de paro de marzo
Cartel de una oficina del SEPE el día en el que se han conocido los datos de paro de marzoAlejandro Martínez Vélez

No ha comenzado la primavera con muchos brotes verdes en el mercado laboral y los datos del cierre del primer trimestre no auguran una visión optimista de cara al comportamiento general del empleo durante este año. La mejora de los datos de marzo, un mes siempre bueno para la creación de empleo, no ha sido todo lo pronunciada que se esperaba, pese a la apertura de la actividad económica en varias comunidades, el levantamiento de la presión restrictiva y a la aceleración del proceso de vacunación e inmunización de la población. Marzo cerró con una reducción de las cifras de paro débil y desigual. En concreto, el número de parados se redujo en 59.149 personas, hasta los 3,94 millones, mientras que la Seguridad Social sumó 70.790 afiliados de media frente a febrero en un mes.

Según los datos publicados ayer por los ministerios de Trabajo y de Seguridad Social, esta bajada solo se ha producido gracias al tirón de la hostelería por la relajación de las restricciones, que ha redundado en la actividad económica y, por tanto, en el empleo. Sin embargo, y a pesar de esta bajada en términos mensuales, los 3,94 millones de desempleados significan que la pandemia se ha cobrado 401.000 trabajadores más que hace un año. En cuanto al número de ocupados medios, se situó en 18.920.902, lo que supone 70.790 más que en febrero, un dato más que modesto para un mes habitualmente bueno para el empleo con la llegada del buen tiempo. Fruto de ello es que el desempleo ha conseguido bajar de la frontera de los cuatro millones de parados gracias sobre todo al sector servicios, que ha restado 53.686 personas a las listas de desempleados.

Evolución del número de parados
Evolución del número de paradosJosé Luis Montoro

En este sentido, y con datos de afiliación por sectores de actividad, los servicios ganaron 69.209 afiliados medios. De ellos se contabilizaron más ocupados en la hostelería, con un alza del 3,29% y 31.421 afiliados más. Otras actividades relacionadas con el turismo, como las artísticas y de entretenimiento, sumaron 4.231 trabajadores. Por su parte, la construcción ganó 18.314; industria, 3.833; mientras que agricultura, ganadería y pesca perdieron 20.565 respecto a febrero, el peor dato del trimestre.

Aunque desde Trabajo se ha intentado buscar el lado positivo, tanto porque en marzo se firmaron 1,4 millones de contratos, de los que 207.191, un 14,76 % del total, fueron indefinidos –el mejor dato para este mes de la serie–, hay que recordar que estas cifras no incluyen a los trabajadores que se encuentran en ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados, pero se podrían considerar como tales porque cobran una prestación pública pese a que siguen dados de alta en la Seguridad Social.

Por tanto, los malos datos del mercado laboral español no se miden únicamente sobre la cifra de desempleados, sino que hay que contar también con los 743.628 trabajadores sufren un expediente temporal, pese a restar 155.755 personas en el último mes. También habría que contabilizar a los más de 470.000 autónomos que actualmente cobran la prestación extraordinaria por cese de actividad. Si sumáramos ambos colectivos, la cifra supera de largo los 1,2 millones, que habría que sumar a la cifra de 3,94 millones de parados reconocidos.

Pero ni siquiera esta sería la cifra definitiva, ya que habría que contabilizar asimismo a los miles de trabajadores que cobran prestaciones de empleo, pero no se contabilizan en las listas oficiales por estar realizando cursos de formación o ser demandantes de trabajo con disponibilidad limitada o con demanda específica. Según datos oficiales, rozarían los 600.000. Hechas las cuentas, la cifra definitiva y real de trabajadores fuera del mercado laboral seguiría superando los 5,6 millones de trabajadores.

Del centenar de actividades registradas, cinco concentran más de la mitad de las personas en ERTE, principalmente en la hostelería y sectores relacionados, con 243.595 trabajadores, el 30% del total de afiliados de este sector. A continuación, se sitúan más subsectores integrados en el turismo, como las agencias de viajes, con el 60,5%; los servicios de alojamiento (56,68%) o el transporte aéreo (42,1%). Otro de los más afectados son las actividades de juegos de azar, con un 42,67% de sus empleados en ERTE.

Por regiones, el paro registrado bajó en 16 comunidades autónomas, con Andalucía (16.925), Comunidad Valenciana (8.897), Cataluña (6.390) y la Comunidad de Madrid (5.471) a la cabeza. Solo subió en el País Vasco con 993 parados más. El gasto en prestaciones alcanzó los 2.735 millones de euros en el mes de febrero, el último dato disponible.