El sector alimentario pide ser vacunado ya por ser esencial y ofrece sus medios para hacerlo

Una vez vacunados los más vulnerables y los servicios especiales y que se va a solucionar pronto la escasez de sueros, creen que es crucial proteger a un sector esencial para garantizar el suministro de alimentos

vigésimo octava jornada de estado de alarma
La cajera de un supermercado de Murcia, protegida con mascarilla y por una mampara para protegerse del coronavirusMarcial GuillénEFE

El sector alimentario cree que ha llegado el momento de que se vacune a sus trabajadores. Una vez que ya se ha inmunizado a los más vulnerables y a los trabajadores de servicios especiales como los sanitarios o los policías y que parece que la escasez de vacunas está próxima a llegar a su fin, consideran que ha llegado el momento de que sus plantillas sean inmunizadas contra el coronavirus porque son esenciales para garantizar el abastecimiento de alimentos con independencia de cual sea la evolución de la pandemia en los próximos meses.

Representantes de las patronales Aces, Asedas, Aecoc, Anged y la Fiab han solicitado hoy al Gobierno que antes de que se empiece a vacunar a la población general que no es de riesgo por edades, se vacune a sus trabajadores. El motivo por el que han planteado la cuestión no sólo al Gobierno sino también a las comunidades autónomas es que, como ha explicado el secretario general de la patronal de supermercados Asedas, Ignacio García Magarzo, aunque no se trata de un grupo de riesgo, “somos un sector esencial porque, sean cuales sean las circunstancias de la pandemia, la cadena agroalimentaria tendrá que seguir estando ahí”. Por eso, ha añadido Magarzo, ahora que el problema de la escasez de sueros parece que se solucionará en unas semanas, lo lógico es que se vacune a sus trabajadores de forma prioritaria. No a todos, según ha aclarado Magarzo. Sólo a aquellos de la cadena agroalimentaria que tienen un trabajo presencial como los que están de cara al público en los supermercados o tienen que repartir. Los que puedan teletrabajar quedarían fuera de la medida.

Trabajadores esenciales

El sector agroalimentario, que da empleo a 260.000 personas, asegura que comprende que, hasta ahora, la respuesta del Gobierno haya sido no considerar a este sector como prioritario por criterios éticos. Lo lógico, y así se lo trasladó el Ejecutivo y lo entienden ellos también, era vacunar primero a los más vulnerables y a sectores como el sanitario. Pero entienden que ahora ha llegado el momento de inmunizar a unos trabajadores que fueron declarados esenciales por Moncloa cuando estalló la pandemia y se confinó a la población. “Fue el propio Gobierno el que nos consideró esenciales. Por eso creemos que ahora la vacunación debe ser prioritaria”, ha recalcado José María Bonmatí, director general de la Asociación de Empresas de Gran Consumo (AECOC). Otros países como Alemania, Francia, Bélgica o Rusia ya han declarado a los trabajadores de este sector como prioritarios en sus planes de vacunación, han explicado.

Las compañías agroalimentarias, como ya hicieran hace un par de meses, han reiterado su ofrecimiento a las administraciones públicas de utilizar sus propios recursos para proceder a la vacunación de sus empleados. Como ha explicado Javier Millán-Astray, director general de Anged, patronal de cadenas como El Corte Inglés, Carrefour o Eroski, podrían vacunar apoyándose en las mutuas colaboradoras de la Seguridad Social, que cuentan con su personal cualificado e instalaciones para hacerlo; sus servicios médicos o contratando profesionales para ello.

El empleo de circuitos alternativos a los de la Sanidad pública para vacunar sería, según Millán-Astray, beneficioso para todas las partes. Además de permitir inmunizar a sus trabajadores, “agilizaría el proceso de vacunación general en España y aliviaría al sistema público de salud”. La aceleración de la inmunización, como ha apostillado Mauricio García de Quevedo, presidente y director general de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (Fiab), ayudaría también a impulsar la recuperación económica.

Las vacunas para inmunizar en estos centros, en todo caso, no serían adquiridas de forma independiente por las compañías. Serían aportadas por las comunidades autónomas respetando el sistema de suministro impuesto por el Gobierno, según han explicado desde las patronales. En cualquier caso, como ha aclarado Aurelio del Pino, presidente de la patronal de supermercados Aces, si las compañías tuviesen que hacer algún tipo de esfuerzo económico para garantizar el proceso, lo harían. “Durante toda la pandemia, hemos funcionado como un servicio público sin escatimar gastos y ahora seguiremos con los mismos criterios”, ha explicado Del Pino.