El Gobierno rescató a Plus Ultra con el triple de dinero que permite la UE

En su denuncia ante la Comisión Europea, Ciudadanos asegura que, según las reglas de Bruselas, la aerolínea tenía derecho a 16,3 millones de euros, frente a los 52 que ingresó

Avión de Plus Ultra
Avión de Plus UltraFacebook.

Una ayuda desproporcionada que difícilmente podrá reembolsar; una condición, la de compañía estratégica, que no cumple; y un préstamo simulado que le permitió cumplir con uno de los requisitos que necesitaba para recibir el rescate. El rosario de presuntas irregularidades que, a juicio de Ciudadanos, se cometieron para conceder a la aerolínea Plus Ultra 52 millones de ayuda del Fondo de Ayuda a la Solvencia de Empresas Estratégicas es largo y variado. Y, según la formación naranja, demostrarían que el dinero prestado a la compañía constituye una ayuda ilegal de Estado que Bruselas debería tumbar de inmediato.

Luis Garicano, jefe de delegación de Ciudadanos en el Parlamento Europeo, se ha trasladado hoy a Madrid para explicar las alegaciones que ha presentado ante la Comisión Europea por este rescate. Garicano presentó una denuncia ante el Ejecutivo comunitario el 6 de abril en la que afirmaba que se habían incumplido los requisitos exigidos por la normativa europea en la concesión de una ayuda de Estado a Plus Ultra. El 27 de abril, el Gobierno envío su respuesta y el pasado jueves, 20 de mayo, el eurodiputado de Ciudadanos presentó sus alegaciones.

En su pliego de 22 folios, Garicano desglosa varios puntos de la ayuda que considera turbios. Para empezar, el eurodiputado asegura que Plus Ultra recibió el triple de la ayuda a la que podría optar. El documento asegura que las reglas establecidas por Bruselas para estas ayudas dicen que «las recapitalizaciones tendrán como límite el diferencial entre la estructura de capital del beneficiario a 31 de diciembre de 2019 y la estructura de capital en el momento de la solicitud de la ayuda». Ciudadanos asegura que, según el Plan de Viabilidad presentado por Plus Ultra para recibir la ayuda, hasta octubre de 2020 había perdido 16,3 millones. Por tanto, añade, en el supuesto más favorable, esa cantidad sería la diferencia de su estructura de capital y el máximo de ayuda a recibir frente a los 52 millones de euros que le prestó el fondo.

Para Garicano, otro elemento que confirmaría la desproporción del rescate es el «insignificante impacto que tendría la desaparición de la empresa» en términos de empleo, con 403 puestos de trabajo, a los que se ha destinado una ratio de ayuda de 131.513 euros.

Difícil de devolver

Ciudadanos no sólo considera que la ayuda prestada a Plus Ultra es más que elevada sino que considera además que será muy difícil que la pueda reembolsar. El partido argumenta que, para empezar, la aerolínea sitúa la recuperación de sus niveles de actividad de 2019 en 2022 cuando los escenarios más optimistas no creen que el tráfico aéreo recupere los niveles previos a la pandemia hasta 2024 o 2026. Además, recuerda que la IATA ha señalado que Latinoamérica, a donde vuela Plus Ultra, es considerada como la región que más dificultades tendrá para recuperar el tráfico aéreo precrisis. El plan de viabilidad de Plus Ultra prevé pérdidas acumuladas en los dos próximos ejercicios de 34 millones de euros que se sumarían a 13,4 millones que ya acumula, recordó Garicano. Eso le obligaría no sólo a generar los 52 millones que le ha prestado el Estado sino otros 47 más para enjugar esas pérdidas, lo que le obligaría en los próximos años a generar casi 100 millones para salir adelante. Una posibilidad que, según Ciudadanos, hace poner en duda que la aerolínea vaya a ser viable en el corto-medio plazo.

Préstamos simulado

Plus Ultra tampoco cumplía, según Garicano, otra de las condiciones para hacerse acreedora del rescate, estar en crisis por la pandemia. En la normativa europea se considera a una «empresa en crisis» cuando «haya desaparecido más de la mitad de su capital social suscrito como consecuencia de las pérdidas acumuladas». El asesor financiero de la SEPI en la operación de Plus Ultra, la consultora DC Advisory, constató que las pérdidas acumuladas a diciembre de 2019 ascendían a 13,4 millones y el capital social suscrito a 19,2 millones, asegura Ciudadanos. Por lo tanto, las pérdidas acumuladas dejarían un patrimonio neto de 5,84 millones, lo que refleja que habría desaparecido más de la mitad del capital social suscrito. No obstante, el asesor financiero consideró que un préstamo participativo de la empresa panameña Panacorp de 6,3 millones debía asimilarse a capital y sumarse al patrimonio neto. Con sus cálculos, el patrimonio neto era de 12,1 millones, por lo que superaba el umbral de empresa en crisis que marca la mitad del capital social suscrito, 9,6 millones de euros.

Garicano, sin embargo, ha asegurado que, de entrada, el citado préstamo no debería haber sido contabilizado como parte del patrimonio neto de la compañía porque así lo estipula la ley. Y ha añadido que, aunque se aceptara, el préstamo participativo era simulado porque 4 millones son indisponibles. Es decir, Plus Ultra está obligada a mantener dos tercios del préstamo en una cuenta de Panacorp para garantizar la deuda de la compañía panameña. Por lo tanto, en el caso de que fuese necesario disponer de ese dinero para pagar a otros acreedores de la compañía, sería «misión imposible para un juez español embargarlos, ya que están en una cuenta en un paraíso fiscal», ha explicado el eurodiputado. Para Garicano, esto demuestra que el préstamo es una simulación. «Se hace creer que la compañía tiene dinero para que puedan recibir la ayuda, pero en realidad los propietarios no se juegan el dinero porque lo tienen asegurado en una cuenta en Panamá», dijo.

No tan imprescindible

Una de las líneas de defensa tanto del Gobierno como de Plus Ultra para justificar la ayuda es que la compañía era esencial para la conectividad con Latinoamérica de viajeros de poco poder adquisitivo. Sin embargo, según afirmó ayer Garicano, uno de los informes encargados a la Agencia Española de Seguridad Aérea (Aesa) en el marco de la operación pone en entredicho este argumento. El documento asegura que el modelo de negocio de Plus Ultra se basa en un producto más económico que el de otras compañías que operan en Hispanoamérica. Pero añade que, en caso de cese de sus operaciones, «lo más probable es que la demanda desatendida fuese capturada por otras compañías latinoamericanas, como la venezolana Estelar Latinoamérica, con un rango tarifario parecido».