Díaz cree que el Banco de España le da la razón sobre el SMI

Asegura que el informe no habla de destrucción de empleo y recomienda “leerlo bien”

La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, comparecen en una rueda de prensa tras la celebración del Consejo de Ministros
La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, comparecen en una rueda de prensa tras la celebración del Consejo de MinistrosEUROPA PRESS/R.Rubio.POOL Europa Press

Contra todo pronóstico, la vicepresidenta tercera lejos de montar hoy en cólera por el informe dado a conocer por el Banco de España, en el que se asegura que la subida del SMI en 2019 pudo provocar un pérdida de empleo de hasta 180.000 puestos, le dio las gracias a la autoridad monetaria por la seriedad y la radiografía exhaustiva y precisa realizada sobre la evolución del salario mínimo en nuestro país. Así lo aseguró, al ser preguntada, en rueda de prensa al término del Consejo de Ministros. Tras invitar a los presentes a “leer bien el estudio”, aseguró que el mismo le daba la razón y reforzaba sus argumentos sobre la necesidad de subirlo. A su juicio, en ningún momento habla de destrucción de empleo por el alza del 22,3% del SMI en 2019 .

Además, mostró su satisfacción por el hecho de que el Banco de España hable en el informe de equidad, así como que la autoridad monetaria coincida en el porcentaje de asalariados al que afectó esta subida del 10%, en torno al millón y medio de trabajadores. “Así lo asegura en la página 39″. El Banco de España recoge en ese informe que la subida del 22 % del SMI en 2019 hasta 900 euros mensuales, restó entre 0,6 y 1,1 puntos porcentuales a la creación de empleo ese año, con especial incidencia entre los jóvenes y los mayores de 45 años y provocó una pérdida de empleos de hasta el 11% del total de afectados por el SMI, es decir, hasta 180.000 empleos.

Díaz prefirió pone el énfasis en el número de puestos que se crearon ese año, hasta 400.000 puestos de trabajo, con lo cual la subida hizo que se pudieran dejar de crear empleos en unas horquilla de porcentajes, no destruir. A su juicio, “el trabajo no entra por tanto en la evaluación global del SMI, ya que esta evaluación no se puede ceñir únicamente a la evolución del empleo de la población afectada. En particular, pueden existir argumentos de equidad y mejora en el nivel de vida de algunos trabajadores, que son relevantes a la hora de determinar el nivel del SMI y que no son objeto de análisis de este trabajo”, sentenció.