40 años cotizando y una pensión penalizada: “Nos están robando y nos tratan como basura”

Asjubi40 entrega al Gobierno 40 testimonios que representan a todo el colectivo de pensionistas afectados por recortes en su pensión al retirarse anticipadamente, pese a tener largas carreras de cotización

Thumbnail

Son las siete de la mañana de un lunes cualquiera en los años sesenta. Con el ruido del despertador, un día tras otro, toda una generación dejaba atrás su infancia, estudios, juegos y sueños para sumirse en una pesadilla: convertirse en niños trabajadores a jornada completa. Con 12, 13 y 14 años, quienes maduraron de golpe para transformar la España “en blanco y negro” en una democracia de derechos y libertades vuelven a enfrentarse a una nueva condena en sus últimos años de vida: perder parte de su pensión por jubilarse anticipadamente pese a haber trabajado a destajo más de 40 años.

Estas son solo algunas de las piezas del puzle que componen los 40 testimonios entregados hoy por la asociación Asjubi40 al presidente del Gobierno de España, a la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, así como a la presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo, vicepresidentes, secretarios y portavoces del mismo. Este documento narra una historia que sigue sin tener un final feliz. Más de 500.000 jubilados españoles reclaman a través de esta recopilación que se ponga fin a la aplicación de coeficientes reductores en sus pensiones por haberse jubilado anticipadamente de manera forzosa habiendo cotizado, en algunos casos, hasta 47 años.

Al igual que el inicio de estos relatos es parecido, también tienen casi todos un mismo final. “Llegó la crisis, mi empresa entró en dificultades y se quiso desprender de la gente mayor”, “me encontré sin trabajo con más de 50 años y ya nadie me quería contratar”, relató Menchu Vila, miembro de Asjubi40 y afectada por estas penalizaciones. También hay algunas historias que acaban con un “es que ya no puedo más, los huesos no me aguantan, psicológicamente estoy agotado”, añadió.

“Estas historias nos muestran una cosa más. Lo tremendamente elitista que es ese futuro premio que el actual gobierno promete dar a aquellos que se queden unos años más”, haciendo referencia a la propuesta de pagar 12.000 euros por cada año que los pensionistas retrasen su retiro. “Solo será para esos profesionales cuyos trabajos son creativos y gratificantes, y que descansa sobre cómodos sillones”, denunció Asjubi40 en su manifiesto.

Representantes de todos los partidos políticos, excepto Vox, mostraron su apoyo a la causa escuchando sus peticiones frente al Congreso de los Diputados. Pese a contar también con el apoyo de 16 comunidades autónomas que han aprobado proposiciones no de ley (PNL) para que se despenalicen estas prejubilaciones, la respuesta del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, está siendo decepcionante.

La revisión de los coeficientes reductores aplicados a las prejubilaciones forzosas y a las carreras largas de cotización queda pospuesta a 2022. Además, se han incumplido los plazos establecidos por el Pacto de Toledo sobre la presentación de un informe de la situación de la jubilación anticipada, que ya lleva cuatro meses de retraso. “Nos están robando” y “nos tratan como basura” fueron algunas de las quejas que su pudieron oír entre estos jubilados afectados que, pese a toparse con un muro una y otra vez, no están dispuestos a parar hasta derrumbar todas las barreras que les impiden cobrar el 100% de su jubilación.