El precio del gas natural golpea a las eléctricas

Los generadores denuncian que el coste del MWh bajaría a los 60 euros si no tuvieran que pagar la materia prima de los ciclos combinados un 139% más cara que la TUR

Torre de alta tensión en Madrid
Torre de alta tensión en MadridJ.J. GuillénEFE

Los altos precios de la electricidad no pueden explicarse solo por un factor, pero entre los muchos existentes para que el megavatio hora roce valores impensables hasta hace unos meses, de 117 euros de media diaria, figura el incremento de los costes del gas natural para la generación eléctrica. Esta variable hace que las eléctricas que utilizan el gas natural para «fabricar» electricidad a través de los ciclos combinados tengan que pagar fuertes sobreprecios para cubrir la demanda.

En Europa, el precio mayorista de la electricidad se determina por horas en un mercado organizado al que acuden los productores de electricidad (generadores) y la demanda prevista de los clientes. El precio horario se establece cuando casan la compra de energía de las comercializadoras para los clientes con el coste de producción de los generadores. Fuentes del sector indican que entre un 70% y 80% de las ocasiones es necesario que los ciclos combinados produzcan energía para cubrir la demanda, quedando establecido el precio final para todas las tecnologías de acuerdo a los costes de los ciclos combinados, que suman dos valores disparados: los costes de la materia prima (gas natural) y los derechos de emisión de CO2. Las mismas fuentes remarcan que el coste de producción de electricidad de los ciclos combinados se ha multiplicado por tres debido, sobre todo, al aumento de los precios de la materia prima.

Y es que el precio del gas natural supone entre el 50% y el 70% de los costes de generación de los ciclos, mientras que los derechos de emisión de CO2 apenas representan entre el 20% y el 30%. El resto son costes operativos (entre el 2% y el 5% del total) y los impuestos (el 7%, que ha quedado parcialmente suspendido este trimestre).

El coste de gas para generación eléctrica cotizó ayer a 45,5 euros MWh cuando hace exactamente un año lo hacía por debajo de los 10 euros MWh. De hecho, los precios actuales no se ven en Europa ni siquiera en los picos de frío invernal, en los que el precio se dispara, aunque siempre por debajo de los 40 euros MWh, como en enero de 2017.

Sin embargo, para la tarifa regulada (TUR) del gas natural, que esta referenciado al coste de los contratos de compra de gas nacionales, reconoce un coste de gas de 19 euros el MWh.

Así pues, los generadores de electricidad pagan un 139% más por el gas natural que lo estipulado en los contratos de la TUR, lo que encarece la electricidad más de un 40% de media en las últimas semanas.

Según fuentes del sector eléctrico, si los productores pudieran pagar el gas al coste de la TUR, el precio de la electricidad bajaría a los 60 euros el MWh.

El cálculo de la TUR de gas se basa en cómo compran los gasistas nacionales el gas, referenciado al barril de crudo Brent. Dado que este se ha incrementado, se les reconoce a los operadores un coste de gas de 19,3 euros el MWh desde julio, un 37,6% superior al del último trimestre de 2020.

Las eléctricas se quejan de que aparecen señaladas cuando están pagando el gas natural para generar electricidad a más del doble del precio que el Gobierno reconoce para calefacción y cocinas de los clientes residenciales.

Ganadores y perdedores

Si el coste de energía representa el 27% de la factura de los clientes residenciales y los costes no relacionados con el suministro (impuestos, recargos y otros) supone casi el 60% del recibo, ¿quién gana y quién pierde con los elevados precios de la electricidad?

El Estado es uno de los mayores beneficiados. El Fisco prevé recaudar 9.000 millones de euros este año (2.700 millones más que en 2020). Y los «beneficios fiscales caídos del cielo» provienen de varios frentes. El primero, el IVA, rebajado del 21% –uno de los mayores de Europa– al 10%, seguirá aportando jugosos beneficios con los actuales precios de la energía que pagan los diez millones de clientes del PVPC.

Además, están el 5,1% que pagan los usuarios por la energía consumida y la mayor recaudación por el importe de las subastas de derechos de CO2, no menos de 1.000 millones de euros adicionales. Pero pese a la subida, unos 20 millones de clientes eléctricos no se ven impactados por la evolución de los precios, al tener contratada su electricidad en el mercado libre a precio fijo con duración de un año o superior y que representan casi el 90% de la energía consumida, según estimaciones del sector.

Por contra, son los clientes de la tarifa regulada quienes más sufren los vaivenes de los precios, así como algunas comercializadoras y productoras de electricidad, casi un millar, a las que tampoco les cuadran las cifras.