¿Piensa en cambiar de hipoteca variable a fija por el repunte de la inflación y el euríbor? Estas son las ventajas y desventajas

Ante un escenario en el que la inflación empezara a subir y el Banco Central Europeo decidiera retirar los estímulos monetarios, los tipos de interés a corto plazo aumentarían y con ellos el euríbor y las hipotecas variables

Gente con mascarillas pasando por delante de bancos que anuncian hipotecas
Gente con mascarillas pasando por delante de bancos que anuncian hipotecas FOTO: Jesus G. Feria La Razón

La inflación, el euríbor y los tipos de interés. Estos tres conceptos pueden traer de cabeza a los titulares de una hipoteca variable que no toleren el riesgo y tengan miedo a las fluctuaciones que pueda sufrir su cuota. Con los préstamos fijos igualmente baratos, muchos clientes pueden plantearse cambiar de hipoteca variable a fija, aunque no sin conocer antes sus ventajas y desventajas y cuál es la decisión más inteligente en su caso.

Diferencia entre interés fijo y variable

En los préstamos a tipo fijo, los intereses que se pagan son siempre los mismos y se determinan en el momento de la concesión del préstamo. En cambio, en el caso de los préstamos a tipo variable, los intereses que se pagan varían de una cuota a otra en función del euríbor. De este modo, si el euríbor sube, se paga más por las hipotecas variables; mientras que si el indicador baja, las cuotas se abaratan.

¿Qué es mejor actualmente?

“El consenso entre la mayoría de analistas es que los tipos de interés se mantendrán muy bajos durante bastante tiempo y, todo parece indicar que en los próximos años, el Banco Central Europeo va a mantener la misma política monetaria”, explica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), por lo que la opción más económica actualmente es una hipoteca a tipo variable.

No obstante, el alza de la inflación puede cambiarlo todo y ocasionar que las hipotecas se encarezcan más rápido de lo previsto. Según el dato adelantado del INE, en octubre la inflación se disparó hasta el 5,5%, su tasa más alta desde septiembre de 1992, por el encarecimiento de la energía. Y en octubre el euríbor subió al -0,48% en octubre, su nivel más alto en un año pese a seguir en tasas negativas. Precisamente, la OCU plantea que el escenario en el que el tipo fijo mejoraría al variable sería aquel en el que la inflación empezara a subir y el Banco Central Europeo decidiera retirar los estímulos monetarios, situación en la que los tipos de interés a corto plazo tenderían a subir y con ellos el euríbor y las hipotecas variables.

Ventajas e inconvenientes

La principal ventaja de una hipoteca fija es la seguridad. Por lo tanto, el cambio de hipoteca variable a fija será óptimo para aquellos propietarios a los que les incomode esta incertidumbre y prefieran una mayor estabilidad. Además, “si se cambia en un momento en el que los tipos de interés están bajos, este precio barato de la hipoteca se mantiene a lo largo de toda la vida del préstamo”, aconseja el portal inmobiliario Idealista. En contraposición, la principal desventaja es no poder beneficiarse de las bajadas del euríbor.

Cómo cambiar una hipoteca variable a fija

Los propietarios que hayan sopesado las ventajas y desventajas y finalmente opten por cambiarse a una hipoteca fija para tener la tranquilidad de pagar siempre lo mismo y mejorar sus condiciones, pueden hacerlo de tres formas. Una de las opciones es hacer una novación de la hipoteca, que consiste, en acordar con su banco actual el cambio del contrato, aunque la entidad puede negarse. Ante el rechazo de la novación, el cliente puede recurrir a subrogar el préstamo hipotecario con otra entidad, es decir, cambiar la hipoteca de banco para que la nueva entidad sí aplique un tipo fijo. Y otra alternativa es abrir una nueva hipoteca a interés fijo para cancelar la que ya tiene. No obstante, de las tres alternativas está es la más costosa, al tener que asumir la posible comisión de cancelación (puede costar hasta un 1% sobre el préstamo pendiente) del antiguo crédito más los gastos de constitución del nuevo. Además, el banco podría cobrar una comisión de apertura por la nueva hipoteca, explica el comparador de productos financieros Helpmycash.com.