Escrivá asegura que la pensión máxima subirá igual que la cotización

Insiste en que la hucha de las pensiones contará con algo más de 40.000 millones en los primeros años de la década de 2030

El incremento de la base máxima de cotización a la Seguridad Social, el denominado destope de las cotizaciones, llevará aparejada la subida equivalente de la pensión máxima. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, confirmó que la reforma que destopará las cotizaciones y las pensiones se someterá a diálogo social en 2022 con la idea de implementarla gradualmente en los próximos treinta años, según consta en el plan de recuperación. «Todo lo que aumente la base llevará aparejado un aumento equivalente de la pensión». El objetivo, ha añadido, es mantener «estrictamente» la contributividad del sistema de pensiones.

También indicó que todo lo que se incremente la base máxima será lo que se incremente la pensión máxima, aunque se trata de una cuestión que todavía “hay que calibrar”. “Es un elemento que tenemos que tener el año que viene en la Ley General de la Seguridad Social y con ello nos armonizamos con las prácticas habituales de nuestro entorno”, señaló.

El ministro hizo estas declaraciones en la rueda de prensa en la que avanzó los datos de afiliación de la primera quincena de noviembre. En términos desestacionalizados, el repunte de la afiliación en noviembre será superior a las 90.000 personas, de forma que se acumularán ya siete meses consecutivos de alzas. «Estamos en un mes de intensísimo crecimiento del empleo. Se confirma rotundamente que noviembre mantiene la tendencia de enorme vigor en el mercado laboral», apuntó Escrivá, que destacó también que el número de afiliados ha aumentado desde mayo en 730.000 cotizantes. Si a esta cifra se le suman los trabajadores que estaban en ERTE a jornada completa, el total de trabajadores que se han incorporado a la actividad desde mayo asciende a más de 1,1 millones.

En la primera quincena de noviembre los trabajadores en ERTE se han reducido en unas 50.000 personas respecto al mes anterior, hasta un total de 140.000, lo que supone una reducción en valores relativos del 26%. De estos 140.000 trabajadores en ERTE, 47.000 están suspendidos a tiempo parcial y 93.000 a tiempo completo.

Preguntado por el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) recientemente acordado con los sindicatos sin el apoyo de la CEOE, Escrivá ha asegurado que, teniendo en cuenta las rentabilidades medias históricas, el Fondo de Reserva (la hucha de las pensiones) debería contar a principios de la década de 2030 con algo más de 40.000 millones de euros. El ministro cree que las proyecciones de gasto en pensiones ligadas al MEI serán inferiores a las actuales (2021) cuando la Comisión Europea vuelva a realizar en 2024 las estimaciones oportunas, debido a que éstas ya incluirán las medidas adoptadas en la reforma de pensiones del Gobierno español, entre ellas el acercamiento de la edad efectiva de jubilación a la edad legal.