España deberá ganar 49.000 millones en 2022 para volver al PIB de 2019

Solo el Gobierno se niega a aceptar los vaticinios de todos los organismos: la recuperación se retrasa a 2023

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño
La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño FOTO: Rodrigo Jimenez EFE

Todos los organismos de dentro y fuera de España y los análisis de entidades nacionales coinciden: la recuperación total de la economía española se retrasa a 2023. El Banco de España ya alertó hace una semana de que «los niveles de actividad económica previos a la pandemia no se alcanzarían hasta comienzos de 2023, aproximadamente». La revisión a la baja de las proyecciones económicas para España este año (con avances de entre el 4,5% y el 4,7% por el 6,5% que pronostica el Gobierno) y del entorno del 5,5% para 2022 (por el 7% que sostiene el Ejecutivo) dejarían pendientes de recuperar unos 49.000 millones de euros desde el arranque de 2022.

Así se desprende de los cálculos de la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), que apuntan que aún falta por compensar «entre 6,5 y 7 puntos de PIB» sin descontar la inflación para volver al estado en el que la economía española se encontraba en 2019, antes de la pandemia. Funcas apuesta por un 6,1% de subida del PIB para el 2022, que de mantenerse podría consolidar la recuperación en el último trimestre del año entrante. «Pero si finalmente fuera menor, la recuperación se trasladaría al primer trimestre de 2023», indicó ayer a Efe el director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas, Raymond Torres.

Las cifras oficiales revelan que entre 2019 y 2020 el PIB español perdió 122.000 millones de euros; Funcas espera recuperar ya este año en torno a 73.000 millones, por lo que faltarían todavía otros 49.000. La caída del PIB el pasado año se situó en el 10,8 % en términos porcentuales, muy por encima del 6,4 % de bajada registrada de media en la Unión Europea (UE).

Bruselas prevé que la mayoría de los socios alcancen el nivel de PIB anterior a la crisis al final de 2021: en el caso de Alemania lo estima para el primer trimestre de 2022; Italia en el segundo trimestre de 2022; y España en el primer trimestre de 2023, los últimos.

Peor lo tienen algunos sectores como el turismo –que espera cerrar 2021 con 30 millones de visitantes, muy lejos de los 83,7 del récord de 2019– o los autónomos. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, avisó ayer de que siete de cada diez autónomos no se recuperarán hasta «bien entrado» 2023.