Guerra abierta entre aerolíneas y aeropuertos por los “vuelos fantasma”

El próximo vencimiento de la exención de los “slots” que aprobó la UE por la pandemia enfrenta a las compañías aéreas, partidarias de mantenerla; y a las terminales, favorables a endurecerla

Un avión en pleno despegue
Un avión en pleno despegue

Aerolíneas y aeropuertos están condenados a entenderse. Los unos no pueden vivir sin los otros. Pero eso no quita para que entre ambos negocios haya fricciones. Y las que les enfrentan ahora son de alto voltaje. El motivo de la disputa son los denominados «slots», los derechos de despegue y aterrizaje que las aerolíneas tienen en los aeropuertos. En condiciones normales, las compañía aéreas deben realizar al menos el 80% (80/20) de los vuelos previstos para mantener esos derechos. Sin embargo, con la llegada de la pandemia, la Comisión Europea tomó la decisión de relajar ese umbral hasta el 50% en un primer momento y hasta el 60/64% después tras los meses de inactividad por el confinamiento para evitar que las compañías se vieran en la obligación de realizar vuelos sin pasajeros para mantener esos “slots”, los conocidos como “vuelos fantasma”. La exención de la norma se ha mantenido hasta ahora y, en principio, vencerá a finales de mes. Pero aeropuertos y aerolíneas difieren sobre la idoneidad de acabar con la excepcionalidad.

Aci Europe, la patronal europea de aeropuertos, ha solicitado al Consejo de la UE y al Parlamento Europeo que respalden la recomendación de la Comisión Europea de volver a la tasa de uso de franjas horarias del 80% para la temporada de invierno que viene. En su opinión, la alta demanda y la recuperación muy sólida en toda la red europea “niegan claramente la necesidad de una tasa de uso de franjas horarias aeroportuarias más baja”. ACI Europa apoya su posición en las previsiones de Eurocontrol, que vaticina que, a finales de año, el número total de vuelos alcanzará el 90% de los que había antes de la pandemia. Además, asegura que el número de asientos ofrecidos por las aerolíneas europeas alcanzará en el cuarto trimestre el 87% de los que había antes del coronavirus y que aerolíneas como Iberia, Air France o SAS han anunciado nuevas rutas para invierno.

Olivier Jankovec, director general de ACI Europa, asegura que si se mantiene la exención sobre la normativa de “slots”, se estaría usurpando a otras aerolíneas la posibilidad de usar esas franjas sin justificación. “Esto significa capacidad aeroportuaria desperdiciada, conectividad reducida, tarifas más altas para los consumidores y pérdida de ingresos aeroportuarios”, advierte. Eso, añade, “sería similar a otorgar un subsidio a algunas aerolíneas a expensas directas de los consumidores y el resto de la industria”.

Recuperación

La posición de los aeropuertos está en línea con la que defiende la Comisión Europea. Este organismo recomendó el julio volver al 80/20 dado que defiende también que la demanda que se está dando en estos meses y las previsiones para el verano permiten augurar “una recuperación del tráfico aéreo a niveles previos a los de la pandemia por coronavirus y, por tanto, no es necesario mantener esta flexibilidad”.

Las aerolíneas, sin embargo, no consideran que la recuperación del sector sea tan robusta como para justificar la vuelta a la regla del 80/20. Willie Walsh, presidente de la principal asociación mundial de aerolíneas, IATA, considera que las compañías todavía necesitan flexibilidad en los “slots” porque “el mundo aún está lejos de ser normal. Pero aún más crítico, no podemos permitir que los gobiernos olviden la importancia de un enfoque estándar global”. Walsh ha advertido de que el caos que vivieron los aeropuertos europeos el pasado verano se produjo a pesar de que los derechos de despegue y aterrizaje de las compañías estaban limitados. Y les preocupa que “los aeropuertos no estén preparados a tiempo para atender un umbral del 80% a finales de octubre”. “Es esencial que los Estados miembro y el Parlamento ajusten la propuesta de la Comisión a un nivel realista y permitan la flexibilidad de las normas de uso de las franjas horarios”, según ha advertido Walsh.

Aunque el sector aéreo está recuperando poco a poco el terreno perdido, lo cierto es que compañías como la alemana Lufthansa aseguró a primeros de año que tendría que operar 18.000 “vuelos fantasma” durante la temporada de invierno para no perder unos «slots» que luego son muy difíciles de recuperar. Bruselas, sin embargo, considera que con la flexibilidad ofrecida hasta ahora, no había motivos para seguir realizando operaciones sin pasajeros.