Factura de la luz: ¿qué potencia contratar para ahorrar en el recibo eléctrico?

Una potencia muy elevada encarecerá mucho la parte fija de la factura. En cambio, si la potencia se queda corta, saltarán los plomos habitualmente

Un cable, dinero y una factura de luz
Un cable, dinero y una factura de luz FOTO: Alberto Ortega Europa Press

La semana pasada el precio mayorista de la luz escaló hasta los 287,19 euros por megavatio hora (MWh), su precio más alto en dos meses. En cambio, este lunes 12 de diciembre, el precio promedio de la luz para los clientes de tarifa regulada vinculados al mercado mayorista baja un 40,6% con respecto a ayer, hasta los 130,24 euros por megavatio hora, lo que supone el precio más bajo en lo que va de mes de diciembre. Aunque los precios de la electricidad se han moderado en los últimos meses, siguen sufriendo repuntes puntuales que repercuten en los bolsillos de las familias españolas, ya golpeados por el incremento generalizado de precios. La subida de precios de la energía es uno de los factores que mayor impacto ha tenido en el presupuesto familiar de 2022. Por ello, casi nueve de cada 10 hogares han reducido su consumo energético, según un informe de Línea Directa Aseguradora. Pero, más allá de rebajar el consumo, existe otra alternativa para ahorrar electricidad: reducir la potencia contratada.

¿Qué es la potencia contratada?

La potencia eléctrica es la cantidad de kilovatios (kW) que demandarán todos nuestros aparatos eléctricos a la vez. La potencia contratada debe ser suficiente para que los principales electrodomésticos del hogar funcionen sin que salten los plomos. La potencia se refleja en el término fijo de tu factura, es decir, es un coste que siempre tendrá que pagar, independientemente de si consume energía o no, y puede consultarlo en el recibo mensual.

¿Cómo se cambia la potencia eléctrica contratada?

El precio de la potencia de luz está regulado por el Gobierno, en concreto por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, y suele ser el mismo tanto en el mercado libre como en el mercado regulado. El cambio de potencia se solicita a través del comercializador, por teléfono o a través del área de clientes, y la potencia contratada se puede cambiar una vez al año. Al cambiar la potencia eléctrica es importante saber que se pueden contratar en múltiplos de 0,1 kW.

Desde junio de 2021, con la entrada en vigor de la nueva tarifa regulada para consumidores domésticos (hasta 15kW), los usuarios de PVPC pueden contratar dos potencias: una para los periodos punta y llano y otra para el valle, para ajustarlas a sus necesidades.

¿Qué potencia de electricidad debe contratar?

“Es importante contratar la potencia que necesitas, ni más ni menos”, aconseja la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). A la mayor parte de los hogares les basta con una potencia de entre 3,3 y 4,4 kW. Si opta por una muy elevada (8,8 kW, por ejemplo), la parte fija de la factura se encarece mucho; si la potencia se queda corta, el Interruptor de Control de Potencia salta.

Para calcular la potencia contratada, puede recurrir a tres fórmulas. En primer lugar, puede calcular la potencia de forma manual en base al consumo de los electrodomésticos. Una vez haya sumado los kilovatios que requieren sus electrodomésticos para funcionar debe multiplicar el resultado por el factor de simultaneidad, que indica la cantidad de veces en la que los electrodomésticos de un hogar están funcionando a la vez. El máximo de este factor es 1, pero se suele usar el coeficiente de 0,25 si se estima que los aparatos funcionan de forma racionada, explica Kelisto. Por otro lado, pueden recurrir a las calculadoras online de potencia eléctrica de algunas comercializadoras como Endesa e Iberdrola. Basta con introducir el tamaño de la casa, dónde está ubicada y los electrodomésticos que tiene para conseguir un cálculo estimado. Y siempre queda la opción de recurrir a un electricista.

¿Cuánto cuesta bajar la potencia contratada?

Todos los consumidores que quieran reducir la potencia contratada deberán pagar 10,94 euros a la distribuidora eléctrica en concepto de derechos de enganche (IVA incluido).

¿Cuánto puede ahorrar bajando la potencia?

En términos generales y de media, por cada kW que baje de potencia podría ahorrar hasta 60 euros al año en su factura de la luz, según Endesa.

¿Cuánto cuesta subir la potencia contratada?

Si el cliente decide aumentar la potencia contratada, debe saber que tendrá que hacer frente a unos costes marcados por ley y que son idénticos sea cual sea la distribuidora responsable de su instalación eléctrica, señala Kelisto. Estos costes son:

-Derechos de enganche: los gastos que conlleva la actuación en el contador para la modificación de la potencia. Son un total de 9,04 euros más IVA.

-Derechos de acceso: la gestión administrativa que realiza el distribuidor. Ascienden a 19,07 euros por kW más IVA.

-Derechos de extensión: el uso de las instalaciones para atender el suministro. Son un total de 17,37 euros por kW más IVA.

Por lo tanto, en el caso de que un cliente quiera aumentar la potencia contratada de 3,45 kW a 4,6 kW, es decir, 1,15 kW, tendría que abonar 53,56 euros más IVA.

¿Cuánto tarda en realizarse en cambio?

El cambio de potencia tarda, aproximadamente, unos 15 o 20 días hábiles en hacerse efectivo. Para ello, un técnico se personará en su domicilio, explica Kelisto. Mientras se efectúa el cambio, es posible que reciba su próxima factura con la anterior potencia, ya que el periodo de facturación todavía estaba abierto para ese recibo.