MENÚ
sábado 17 agosto 2019
00:19
Actualizado

La quimera de encontrar empleo pasados los 50

En 2040, España será el país del mundo con mayor esperanza de vida, por lo que va a ser difícil prescindir del talento sénior

«A medida que se crece en experiencia, normalmente existe un mayor grado de expectativas a nivel personal»

  • Una empresa que discrimina por edad tiene los días contactos, aseguran los expertos/ dreamstime
    Una empresa que discrimina por edad tiene los días contactos, aseguran los expertos/ dreamstime

Tiempo de lectura 8 min.

10 de diciembre de 2018. 13:01h

Comentada
Rosa Carvajal 13/12/2018

ETIQUETAS

¿Hay esperanza para los mayores de 50 años que quieren reengancharse al mercado laboral? Debería haberla a pesar de que los datos arrojan cifras desalentadoras. Siete de cada diez mayores de 45 años siente que no se les ha contratado por cuestión de edad, mientras que un 96% de empresarios considera que un parado de 50 años es un problema estructural. Actualmente, solo un 4% de las empresas españoles tiene políticas dirigidas a contratar a mayores de 50 años, según la Guía del Mercado Laboral 2018 de Hays. De hecho, en el último año solo un 17% de las empresas contrató a mayores de 50 años en paro, mientras que un 13% incorporó a trabajadores de esta edad que estaban en activo. Si se analizan las plantillas, la Guía Hays revela que el porcentaje de empleados mayores de 50 años es menos del 10% para más de la mitad de las empresas españolas, a pesar de que el 66% de los empresarios están de acuerdo con que los trabajadores de 50 años aportan diversidad y experiencia a sus equipos, y solo un 8% considera que les falta competencias digitales.

Un panorama que, a todas luces, no va a quedar más remedio que cambiar. Según un estudio de la Universidad de Washington, en 2040 España será el país del mundo con mayor esperanza de vida, por delante de Japón. Hasta hace poco la jubilación estaba pensada a los 65 años creyendo que nos quedaban pocos años de vida más allá de esa edad y, sin embargo, la esperanza de vida se sitúa en los 85 años. El problema estriba en que el mercado laboral está obsesionado con la juventud, piensa que solo las generaciones más jóvenes son el elixir de la vida.

Los mayores de 45 años representan el 44% de la población en España, por lo que no es un asunto menor la empleabilidad de estas personas. «Es un problema del mismo calado que el de movimientos como el #Metoo de lucha contra la violencia de la mujer. Las empresas están obsesionadas con la juventud, presumen de tener los directivos más jóvenes, cuando la juventud no es un valor, sino que es algo por lo que pasamos todos en la vida», explica Noelia de Lucas, directora comercial de Hays. La mayoría de empleadores encuestados (92%) coincide con estas afirmaciones. De hecho, el 82% recomendaría al Estado que impulsase incentivos para aumentar las contrataciones de trabajadores mayores de 50 años y reducir así el paro en esa franja de edad.

Andrés Fontenla, socio fundador de Recarte & Fontenla, afirma que se puede encontrar empleo a cualquier edad, solo es cuestión de determinación. «He visto muchas trayectorias de profesionales sénior que se truncan inesperadamente por razones muy variadas por causas atribuibles a la empresa o bien al propio individuo, pero en la mayor parte de los casos ha sido posible dar el paso a la siguiente fase, aunque es cierto que unido a una buena dosis de esfuerzo». La palabra que más repiten los expertos cuando se busca orientar a los desempleados de más edad es flexibilidad. «Hay que flexibilizar las aspiraciones de cada uno, porque los ecosistemas y las vivencias cambian», sostiene Noelia de Lucas. Mientras que, en opinión de Fontenla, una mayor duración a la hora de encontrar empleo no va ligada necesariamente a tener más edad sino al hecho de que a medida que se crece en experiencia, normalmente existe un mayor grado de expectativas a nivel personal, dado que se quiere afinar más en la elección. «Además, existen ataduras familiares y per sé la “seniority” va configurando un mayor apego a una zona geográfica, también la aspiración de ejercer un determinado grado de responsabilidad, etc. Por el contrario, en las primeras oportunidades profesionales existe más arrojo y más flexibilidad, lo cual lógicamente acorta los plazos para encontrar empleo si comparamos ambos colectivos».

La edad tampoco puede ser un impedimento sobre todo porque vivimos en un momento de escasez de talento. Juan Carlos Cubeiro, Head of Talent de ManpowerGroup, recuerda que el 47% de los puestos de trabajo en el mundo y el 24% en España no se cubren por falta de profesionales. «En los próximos años la mayoría de las nuevas contrataciones serán al talento sénior, por la caída demográfica. Todos los sectores van a admitirlos. Comerciales, directivos, informáticos, administrativos, etc. Hemos de basarnos en la objetividad, en el poder de los datos. Cuando el empleo para toda la vida es una quimera, contar con talento experimentado es una seria posibilidad. Los emprendedores mayores de 50 años tienen el doble de éxito que los menores», sostiene Cubeiro.

Marco Laveda, Managing Director Spain & Portugal en Robert Walters, cree que los prejuicios han ido a la baja en las últimas décadas y cada vez se apuesta más por la diversidad en todos los sentidos para componer equipos competitivos. «Por lo tanto, el trabajador de 50 años que es capaz de transmitir que no está rodando cuesta abajo sino que la cima está todavía por delante y que se encuentra más fuerte y seguro que nunca para seguir escalando tendrá sus opciones intactas para trabajar».

Todavía hay muchas empresas que siguen teniendo prejuicios sobre las habilidades o competencias que estos profesionales tienen, sobre todo las digitales. Son uno de los riesgos que encuentran las compañías en el talento sénior. Por eso Laveda aconseja a los empleadores «asegurarse durante las entrevistas de trabajo, de profundizar en este aspecto y así comprobar si el trabajador tiene la motivación y la capacidad de adaptación necesaria y la nueva organización está abierta a recibir aportaciones derivadas de su experiencia».

Los contactos son, en opinión de los expertos, la solución más segura para reengancharse al mercado laboral. Es importante buscarse recomendaciones de gente que pueda avalar nuestra trayectoria profesional, así como revisar nuestras competencias y comprender cuáles son nuestras carencias. «Es muy conveniente trabajar en profundidad la red de contactos, que está integrada por aquellas personas con las que nos hemos relacionado con anterioridad: jefes, compañeros, clientes, etc. Todos ellos nos conocen y les ofrecemos confianza por lo que si saben de alguna oportunidad podrán actuar de prescriptores y facilitar el acceso a dicha posición», señala Fontenla.

Décalogo de actuación

Establecerse una hoja de ruta para volver al mercado laboral es imprescindible y los expertos aconsejan el siguiente plan de acción:

-Elaborar un currículum que destaque capacidades, experiencia y voluntad. Los datos de edad son lo de menos, opina Cubeiro.

-Llegar a la entrevista de trabajo con mentalidad ganadora. En los 100 días darlo todo. Tener claras y detallas las aportaciones que podemos dar a la empresa.

-Aprovechar las nuevas fuentes de información que dominan por completo los procesos de selección de intermediación del mercado laboral. «Es importante ponerse al día en el uso de las herramientas digitales donde se mueve el mercado de empleo y entender que buscar trabajo es un trabajo en sí: requiere disciplina, esfuerzo y dedicación», señala Laveda.

A tener en cuenta: Una empresa que discrimina por edad (aunque sea inconscientemente), están acabando sus días en el mercado. «Las empresas meritocráticas y no discriminatorias son las que triunfan», concluye Juan Carlos Cubeiro.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs