Quién es quién en la nueva Mesa del Congreso

La pugna en el centro derecha da a la izquierda seis de los nueve puestos

Tantos cálculos hicieron los partidos en las últimas semanas para repartirse los puestos de la Mesa del Congreso y tantas declaraciones realizaron en torno a un eventual cordón sanitario para evitar la presencia de Vox –la tercera fuerza en las urnas el 10-N– que el resultado de la votación se antojaba impredecible. Finalmente lo fue por la incapacidad de las fuerzas del centro derecha para ponerse de acuerdo.

Pero la noticia de la jornada estuvo en cómo el pleno deparó una Mesa profundamente desequilibrada, especialmente si se compara con lo que los españoles dictaminaron en las urnas: PSOE y Podemos, con el 44% de los escaños, acapararon el 66% de los puestos (seis de nueve); por contra, el Partido Popular y Vox, con el 40% de los diputados, controlarán sólo el 33% de los asientos de la dirección de la Cámara Baja.

Tal y como estaba previsto, la socialista Meritxell Batet se hizo con la Presidencia aunque sin alcanzar el aval de la mayoría absoluta del Parlamento. Los pactos y los trasvases de votos llegaron en las dos rondas de votaciones siguientes, en las que fueron elegidos los cuatro vicepresidentes y los cuatro secretarios. Y ahí llegó también el desencuentro de PP y Cs con Vox.

Los de Pablo Casado habían propuesto en la previa un pacto a tres bandas, que hubiera permitido que a los dos puestos populares se uniera una vicepresidencia para Vox y una secretaría para el partido naranja. Los de Abascal se negaron frontalmente a prestar su apoyo a la bancada de Arrimadas, recordando que en el anterior mandato, cuando Vox tenía 24 diputados, nadie sugirió este acuerdo entre las tres formaciones. Abascal calificó de «chantaje» la fórmula defendida por Casado y anunció, vía Twitter, antes de que la sesión diera comienzo, que «los 52 de Vox» únicamente apoyarían a sus propios diputados. Esa decisión eliminaba automáticamente cualquier opción a Ciudadanos y, al mismo tiempo, dejaba en manos de la izquierda la posibilidad de que Vox también se quedase fuera tanto de las vicepresidencias como de las secretarías.

Este escenario no se concretó finalmente por que el PSOE priorizó la obtención de la Vicepresidencia Primera al veto a los de Abascal. Así, la primera vicepresidencia fue para el PSOE (Alfonso Rodríguez Gómez de Celis), la segunda para el PP (Ana Pastor), la tercera para Unidas Podemos (Gloria Elizo) y la cuarta para Vox (Ignacio Gil Lázaro).

En la votación para elegir las cuatro secretarías, la falta de acuerdo entre PP, Cs y Vox permitió a Podemos hacerse con dos asientos y al PSOE con uno. El PP se quedó con la única secretaría en manos del centro derecha. Fuentes de Vox aseguraron que si el PP, en lugar de apoyar Cs en esta ronda, «que era un voto inútil» porque no iba a salir, hubiera a apoyado al candidato a la secretaría que presentaba Vox con 9 votos, «habría una secretaría del PP y otra de Vox». Los populares culparon de lo ocurrido a Vox. Su secretario general, Teodoro García Egea, señaló que «gracias a Vox en la Mesa no estará José María Espejo (Cs) que luchó contra el golpe de Estado desde la Mesa del Parlament de Cataluña». Cs también repartió culpas: «El PSOE ha preferido que esté Vox a Cs, y Vox ha preferido que esté Podemos a Ciudadanos. Esa es la realidad».

Así ha quedado la Mesa del Congreso

  • Presidencia: Meritxell Batet (PSOE)
  • Primera vicepresidencia: Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (PSOE)
  • Segunda vicepresidencia: Ana Pastor (PP)
  • Tercera vicepresidencia: Gloria Elizo (Unidas Podemos)
  • Cuarta vicepresidencia: Ignacio Gil Lázaro (Vox)
  • Primera secretaria: Gerardo Pisarello (Unidas Podemos)
  • Segunda secretaria: Sofía Hernanz (PSOE)
  • Tercera secretaria: Javier Sánchez Serna (Unidas Podemos)
  • Cuarta secretaria: Adolfo Suárez Illana (PP)