Copa del Rey

El independentista que impulsó la pitada al himno de España en la final de Copa da el salto a la política

Espot, a quien la Audiencia Nacional absolvió de injurias a la Corona y ultraje a España, se presentará a las elecciones catalanas ante la “grave crisis de liderazgo” del soberanismo

El presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, fue juzgado en la Audiencia Nacional, que le absolvió del delito de injurias a la Corona
El presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, fue juzgado en la Audiencia Nacional, que le absolvió del delito de injurias a la Corona

El promotor de la pitada al himno nacional en la final de la Copa del Rey de 2015, Santiago Espot, ha anunciado hoy su intención de dar el salto a la política a través de la plataforma que lidera, Força Catalunya. Espot, que en mayo de 2018 fue absuelto por la Audiencia Nacional de los delitos de injurias a la Corona y ultraje a España, asegura en un comunicado difundido a través de su cuenta de Twitter que se presentará a las próximas elecciones catalanas ante la “grave crisis de liderazgo del independentismo”. El presidente de Catalunya Acció, la organización soberanista a través de la cual impulsó la pitada al himno, critica las “políticas agotadas y sin rumbo” y la “impotencia irreversible” de ERC, JxCat y la CUP, que según su opinión exigen su relevo “urgente e imprescindible”.

La intención de Espot -a quien el juez central de lo Penal, José María Vázquez Honrubia, impuso en diciembre de 2017 una multa de 7.200 euros como promotor de los silbidos a Felipe VI y al himno español en el Camp Nou, condena que la Sala de lo Penal anuló posteriormente- es “abrir las puertas a todos aquellos catalanes que sientan el ideal de la independencia de la nación”. Y aunque afirma huir de protagonismos, puntualiza que siempre debe haber alguien “que ponga la primera piedra”.

En esa condena en primera instancia, el magistrado le señaló como autor de “un plan preconcebido y planificado por él mismo” que llevó a cabo en la final entre el Barça y el Athletic de Bilbao con “el deliberado y firme propósito de ofender y menospreciar al jefe del Estado español y al himno nacional”. Espot, para quien la Fiscalía pedía una multa de 14.400 euros, negó que su asociación distribuyera los silbatos para la pitada antes del partido y se definió como un “activista político” a favor de la independencia de Cataluña.

“La política catalana necesita recuperar urgentemente el camino de la dignidad, el “seny” y la seriedad”, asegura Espot, a quien finalmente absolvió en mayo de 2018 la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional al enmarcar su comportamiento en el derecho a la libertad de expresión. Para la Sala, aprovechó un acontecimiento deportivo que presidía el Rey para, “de forma incívica” pero no delictiva, mostrar su “desacuerdo ante la imposibilidad de seguir adelante con los planes independentistas”.