“No vamos a permitir que se ponga en duda la profesionalidad de los guardias civiles”

La AEGC anuncia que denunciará a todos aquellos que amenacen a los agentes “que están velando y garantizando la seguridad y salud de la ciudadanía”

“No vamos a permitir que se ponga en duda gratuitamente la integridad y profesionalidad de los agentes que están velando y garantizando la seguridad y salud de la ciudadanía”. La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha mostrado su satisfacción tras la apertura de diligencias a un individuo de San Sebastián por un delito de coacciones, amenazas, desobediencia grave e intento de cohecho a agentes de la guardia civil. Conducta que se agrava por la situación en la que nos encontramos de Estado de Alarma, según fuentes de esta asociación.

El individuo, que responde a las iniciales O.L.S., de 33 años, no sólo se saltó el Estado de Alarma, sino que durante tres días acosó y amenazó a guardias civiles del puesto de Berbegal (Huesca).

Los hechos por los que un juzgado ha iniciado diligencias contra O.L.S. tuvieron lugar el pasado 8 de mayo, cuando una patrulla de seguridad ciudadana de Berbegal detectó un vehículo que circulaba de madrugada.

Los agentes, ante las explicaciones inconexas del conductor y, tras comprobar que el coche no era de la zona, procedieron a su cacheo y registro de seguridad, durante el cual se detectó además que se encontraba en posesión de sustancias estupefacientes.

O.L.S. reconoció que las había comprado a un camello de la localidad, por lo que la patrulla le sancionó por saltarse el estado de alarma y por tenencia ilícita de estupefacientes.

No contento con esto, O.L.S. tuvo que ser sancionado por amenazas y violencia reiterada porque a lo largo de los días siguientes se personó en el cuartel exigiendo que se le devolviera la droga. La AEGC, al tener noticias de estos hechos, los puso en conocimiento de la justicia. “Unos hechos que no son aislados ya que desde que se decretó el estado de alarma, se ha detectado el incremento de estas conductas que ponen en riesgo la integridad de los agentes de la Guardia Civil.