Los hospitales militares, casi vacíos de coronavirus

El de Zaragoza ya no tiene afectados por Covid-19 y en el “Gómez Ulla” de Madrid sólo quedan 5, ninguno en la UCI

Sanitarios del "Gómez Ulla" atienden a un paciente con coronavirus
Sanitarios del "Gómez Ulla" atienden a un paciente con coronavirusJesús Gómez Feria

Los hospitales militares de Madrid y Zaragoza han experimentado en los últimos días una importante disminución del número de pacientes con coronavirus, lo que ha llevado a que el contingente de sanitarios del Ejército también haya disminuido considerablemente. Y es que tal y como ha confirmado el Ministerio de Defensa, en el de la capital aragonesa ya no queda ninguno y el madrileño “Gómez Ulla” ha experimentado una “reducción drástica”: sólo hay cinco ingresados, ninguno de ellos en la UCI. De ahí que de los más de 2.800 sanitarios militares que llegaron a estar activados para la “Operación Balmis” se haya pasado a 279.

Estos centros también llegaron a verse colapsados durante los peores momentos de la pandemia y, al igual que muchos hospitales en España, se vieron obligados a ampliar sus instalaciones para poder atender a más pacientes. Así, en el “Gómez Ulla” prácticamente duplicaron su número de camas habilitando incluso el gimnasio para ello y llegaron a tener hospitalizados a 584 personas. Es más, la ampliación llegó hasta la morgue, duplicando también el número de cámaras para cádaveres, pues hubo días en los que de media fallecían ocho personas, llegando a contabilizar hasta 15 en una sola jornada. Es lo que contaron a LA RAZÓN sus responsables a mediados de abril, cuando después de pasar lo más duro de la pandemia comenzaban a ver la luz. Ahora, ya sin esa presión, han replegado hasta la planta de oxígeno que habían habilitado para poder abastecer a las camas del gimnasio.

En esos momentos, en los hospitales y centros dependientes de la Inspección General de Sanidad de la Defensa, como la Farmacia Militar o el Centro de Veterinaria, llegaron a desplegarse hasta 3.154 sanitarios militares en activo y en la reserva, además de alumnos de la Escuela Militar de Sanidad. Una cifra que desde el pasado 10 de mayo era inferior a los 3.000 y que finalmente hoy se ha reducido de esa forma tan drástica tras la disminución de las personas afectadas por coronavirus. Entre otros motivos, porque los ingresos por Covid-19 ya no tienen impacto sobre el resto de la actividad hospitalaria, apunta Defensa.

Otros 596 efectivos en la calle

Una desescalada, la del contingente sanitario, que también se vive entre los uniformados de “Balmis” en la calle. De los aproximadamente 5.000 que llegaron a desplegarse, hoy son únicamente 596, una cifra que se mantiene desde hace ya varios días y que desde el 9 de mayo está por debajo de los mil. Ya la pasada semana el Ministerio aprobó su plan de desescalada hacia esa “nueva normalidad” para ir recuperando las actividades que se habían suspendidas. Aunque, eso sí, “Balmis” estará activa, en principio, hasta que concluya e estado de alarma.

Y hay menos efectivos desplegados porque cada vez van reduciéndose más tanto las peticiones de ayuda como las intervenciones. De hecho, Defensa también ha confirmado que una serie de apoyos que se venían prestando dejarán de aportarse en breve “por no considerarlos necesarios”. Es el caso de un hospital de campaña con cinco tiendas modulares en Medina del Campo (Valladolid) o los apoyos a varios centros sanitarios, incluido el hospital provisional y el centro de acogida de la Feria de Madrid, el cual está previsto que empiece el lunes. Donde sí que continuarán actuando hoy será, entre otros, en tres residencias de mayores para su desinfección y en seis centros de salud. Además, seguirán colaborando con el transporte de muestras biológicas desde el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Microbiología Carlos III.