El ministro de Justicia se abre al debate sobre la inviolabilidad del Rey

Defiende el papel “tremendamente útil” de la Monarquía y aboga por "dar una vuelta" a la Constitución y potenciar el federalismo como fórmula para solucionar el "problema catalán"

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, se mostró hoy abierto a abrir un debate sobre los aforamientos y la inviolabilidad de la Monarquía, aunque a la vez, en un claro desmarque de las tesis defendidas por el vicepresidente Pablo Iglesias, defendió a la Institución, el cual desempeña “un papel tremendamente útil”, a la vez defendió la labor desempeñada por Felipe VI. Todo en Derecho es revisable”, aseguró el titular de Justicia en un desayuno informativo de Europa Press, para añadir que, en su opinión, “es bueno” los debates sobre los aforamientos porque “enriquecen la democracia”.

“Solo de la meditación y cálculo podremos obtener las mejores leyes”, subrayó el ministro de Justicia, para desmarcarse de la postura de Pablo Iglesias de abrir el debate sobre la utilidad de la Monarquía porque, en su opinión, son “ámbitos distintos”. Es “tremendamente útil”, desatacó al respecto.

Sobre investigación del Rey Juan Carlos I, Juan Carlos Campo reiteró que “todos somos iguales ante la ley”, a la vez que dejó claro el respecto que hay que tener por el derecho la “presunción de inocencia” de la que gozan todos los ciudadanos. Por ello, quiso lanzar un mensaje de tranquilidad y confianza en la Fiscalía para que, con su “autonomía” de actuación, y en el Poder Judicial, con su “independencia”, pongan “negro sobre blanco en lo que haya que poner, si hay que poner”. “Tenemos los mecanismos, dejémosles que funcionen”.

Al inicio de su intervención quiso felicitar a Núñez Feijóo e Íñigo Urkullu por sus triunfos en las elecciones celebradas ayer en Galicia y País Vasco, pero a la vez consideró que esos resultados han venido a premiar “propuestas constructivas y serenas frente al frentismo oportunista, como reflejan los resultados obtenidos por el PP” , en ambas comunidades, donde han sido tan distintos.

En cuanto al “problema catalán”, Juan Carlos abogó por una solución “política y negociada” , toda vez porque las sentencias -en referencia a la del procés- no resuelven los problemas políticos y por ello abogó por “dar una vuela” al título de la Constitución que regula la organización territorial de España, " aunque sea para dejarlo igual” y, a la vez, potenciar el federalismo.

Por otro lado, se refirió a la decisión de la jueza de guardia sobre la decisión de Lleida de no ratificar el confinamiento aprobado por el Gobierno catalán por el rebrote de coronavirus en la comarca del Segrià (Lleida) que, lejos de criticar la adecuación al Derecho de este decisión judicial, lo que se debe analizar es que el Gobierno decía la verdad cuando hablaba de que no había ‘plan b’ al estado de alarma. Por ello, señaló que se debe adecuar el ordenamiento jurídico a la situación creada por una situación sanitaria como es la pandemia por covid-19.