El SUP vuelve a exigir a Interior que declare Cádiz “Zona de Especial Singularidad”

El sindicato de Policía denuncia que el riesgo que conlleva el narcotráfico dejó desiertas 14 plazas en La Línea y 54 en Algeciras

No está pagado. El típico comentario entre muchos compañeros de trabajo ante las dificultades añadidas que conlleva cualquier oficio se convierte en una realidad literal entre los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que prestan servicio en las costas de Cádiz y Málaga, donde el narcotráfico golpea con fuerza y se lleva por delante, literalmente, todo lo que se ponga por delante. A pesar de los esfuerzos del Ministerio del Interior por frenar la fuerza de la que llevan años haciendo gala los clanes del hachís, el principio de autoridad parece haberse vuelto a extinguir en la zona del Campo de Gibraltar y quienes lo sufren en primera persona vuelven a ser los agentes.

Nadie quiere ese destino

Por eso, desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP) han vuelto a recordar a Interior la necesidad urgente de reforzar en medios humanos y materiales la zona y declararla de una vez Zona de Especial Singularidad. Es decir, que el trabajo que desempeñan los agentes sea reconocido “para fomentar la permanencia, recompensar el sacrificio y el riesgo que corren”, explican. “Hay que recordar que en el Concurso General de Méritos convocado en 2019 quedaron desiertas 14 plazas en La Línea de la Concepción y 54 en Algeciras, dándose además la circunstancia de 95 policías dejaron la provincia en ese movimiento de personal. Unas cifras que demuestran que el Campo de Gibraltar ya es una plantilla en la que el arraigo se está viendo afectado”.

Complemento de peligrosidad

Entre las medidas a adoptar que el SUP ha propuesto están las profesionales (un baremo reforzado para quienes prestan servicio allí) o las económicas (mediante el aumento de las retribuciones por peligrosidad/territorialidad) y, por supuesto, las de protección personal de los agentes -el número de chalecos antibalas de dotación individual es aún muy escaso- y mejora en instalaciones y medios materiales de lucha contra el crimen organizado (vehículos, edificios, equipamientos técnicos, equipos de protección individual, etcétera). “Creemos que las inversiones del Ministerio del Interior están llegando tarde, con lentitud, y que el presupuesto asignado a esas medidas es insuficiente. Reclamamos el compromiso de Europa con fondos para el trabajo policial en una demarcación que recibe la presión del tráfico de drogas de África (a sólo 14 kilómetros) como puerta de entrada a todo el espacio europeo del hachís”, explica el sindicato.

Solo un 0,1% más de efectivos

Según el SUP, quitando los agentes que están en prácticas en toda la provincia, los efectivos policiales en Cádiz solo han aumentado un 0,1% desde 2011. Aunque sigue siendo mayor que la media nacional, no son suficientes para hacer frente a un reto del tamaño del que hay ahora mismo en la zona. De esta forma, reclaman una reforma del Catálogo de Puestos de Trabajo y vuelven a reclamar demandas casi históricas: no hay suficiente espacio en los depósitos donde se almacenan las “gomas” o “narcolanchas” y que no hay hornos cercanos para quemar el estupefaciente intervenido, teniendo que trasladarlo a hornos de Toledo o Asturias.