El «estado mayor» de Puigdemont quiso hacer negocio con la covid

El juez asegura que un detenido pretendía contactar con el ministro Salvador Illa

Strasbourg (France), 13/01/2020.- Former member of the Catalan government Carles Puigdemont waits for their first plenary session as member of the European Parliament in Strasbourg, France, 13 January 2020. (Francia, España, Estrasburgo) EFE/EPA/PATRICK SEEGER
Strasbourg (France), 13/01/2020.- Former member of the Catalan government Carles Puigdemont waits for their first plenary session as member of the European Parliament in Strasbourg, France, 13 January 2020. (Francia, España, Estrasburgo) EFE/EPA/PATRICK SEEGERPATRICK SEEGEREFE

El empresario y ex alto cargo de CDC David Madí y el ex consejero de ERC de la Generalitat Xavier Vendrell, dos de los integrantes del denominado ‘estado mayor’ del ex presidente catalán Carles Puigdemont, intentaron hacer negocio con la gestión de la pandemia realizada por la Generalitat, según consta en sendos autos de detención de los miembros de la presunta trama de desvío de fondos públicos al independentismo catalán.

«David Madí ha intentado obtener rédito económico de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus», relata el magistrado Joaquín Aguirre, quien destaca en su auto que el detenido, que fue secretario de Comunicación de la Generalitat con Artur Mas de presidente, trató de activar sus contactos políticos para obtener nuevas adjudicaciones públicas.

Y por eso recurrió al secretario del Govern, Víctor Cullel, y al secretario general de la Consejería de Interior, Braulí Duart, quien le habría informado del «desbarajuste que se estaba viviendo en la gestión de la crisis» en Cataluña.

En el mismo sentido, Madí habría tratado de influir en el director de la Agencia Catalana del Agua, Lluís Ridao, «con el objetivo de que se realice un concurso sobre la detección de la covid en el agua. Hasta tal punto llega su esfera de poder que pretende proponérselo a Salvador Illa, ministro de Sanidad, accediendo a él a través de José Luís Ábalos, ministro de Transporte», explica, de forma textual, el magistrado.

Por el contrario, David Madí sí habría logrado «un contrato inicial», advierte el instructor, con el área de Servicios Penitenciarios: «Recurrió a sus contactos en la administración catalana a fin de obtener la adjudicación de algún contrato de emergencia amparado en la crisis sanitaria, para lo que contactó con el ex consejero Xavier Vendrell», considerado por el magistrado uno de los principales responsables de las protestas de Tsunami Democràtic tras la sentencia del ‘procés’.

Precisamente, Vendrell es otro de los arrestados. Fue consejero de Gobernación de la Generalitat de la mano de ERC. En su caso, sí logró participar en la gestión de algunos de los centros que se abrieron para ingresar a personas procedentes de residencias afectadas por la enfermedad, según completa el magistrado, que sostiene que por este trabajo habría percibido al menos 5.000 euros.

«Además, intentó obtener un mayor rédito económico a través de asociarse con Sergio Brenner, David Anidjar y David Madí para proveer de test rápidos a la administración catalana sin que se haya podido determinar si tales intenciones fructificaron», concluye el instructor en otra resolución, que pone de manifiesto que el ex consejero Vendrell llegó a decir que el Departamento de Salud había dejado durante la pandemia a las residencias de mayores «a los pies de los caballos».

Vendrell aseguró haberle dicho al ahora presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonés, según consta en una grabación, que el independentismo necesitaba “salir con ventaja de la crisis…porque si no, no podemos marcar paquete. No, no…como le quieres hacer creer a la gente que con la independencia estaremos mejor, no me vale decir porque no tengo todas las competencias”, describe el auto de detención contra este ex cargo de la Generalitat.

Xavier Vendrell también habría participado junto al supuesto enlace de Puigdemont con Rusia, Víctor Terradellas, en las gestiones para lograr el apoyo del Gobierno de Vladimir Putin a la causa independentista catalana. Según consta en una grabación descubierta por la Guardia Civil, un denominado «grupo ruso», con nexos con el poder del Ejecutivo de Moscú, pretendía desestabilizar España, y por tanto la Unión Europea (UE), apoyando el ‘procés’. Y para ellos utilizó estrategias de desinformación con noticias falsas emitidas en la televisión ‘Russia Today’ y publicadas en el periódico digital ‘Sputnik’, ambos en español.

En otro auto de detención, este de Roc Aguilera, el instructor alude a una grabación ordenada por el juez a la Guardia Civil, gracias a la cual los agentes lograron conocer que, «en un momento de emergencia sanitaria, los nuevos altos cargos de Salud Josep Maria Argimon Pallàs y Marc Ramentol habían sido designados por Toni Comin», uno de los ex consejeros catalanes que escapó de la acción de la Justicia española.

«Se evidencia que una persona que se encuentra fugada en Bélgica dirige los designios de un departamento de la Generalitat extremadamente controvertido por la gestión de la epidemia provocada por el coronavirus», lamenta el juez Aguirre en el auto en el que ordena la detención de Aguilera, quien también formaría parte del supuesto ‘estado mayor’ de Puigdemont desmantelado por la Guardia Civil.