Tercera investigación por blanqueo al Rey Juan Carlos

Dolores Delgado informa de que la Fiscalía del Tribunal Supremo analiza más movimientos de dinero del Emérito

lores Delgado, anunció ayer la existencia de una nueva investigación, la tercera, por el patrimonio del Rey Emérito. En una comparecencia ante los medios de comunicación reveló que la Fiscalía del Tribunal Supremo ha abierto una causa contra Juan Carlos I, por blanqueo de capitales, que podría derivar en varios delitos fiscales.

La máxima responsable de la Fiscalía explicó, además, que estas pesquisas, que se encuentran todavía en un estado «embrionario», se originaron gracias a la información de inteligencia financiera aportada por el Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac).

La causa, que permanece secreta, se abrió hace «unas semanas», por lo que la Fiscalía no ha podido realizar, completó Dolores Delgado a los periodistas, ningún tipo de diligencia de investigación sobre los hechos cometidos por el Rey Emérito.

Al margen del juez

Estas pesquisas son reservadas y las realiza el ministerio público al margen de la autoridad judicial. En el caso de los integrantes de la Familia Real, están aforados ante el Tribunal Supremo.

Tanto Delgado como el fiscal jefe de Anticorrupción, que también estuvo presente en la comparecencia ante los medios de comunicación, aseguraron que todavía no se ha practicado ningún tipo de diligencia para tratar de esclarecer los hechos. Tampoco se ha determinado el alcance temporal de las actividades sospechosas del Emérito.

Esta tercera causa se suma a las dos conocidas hasta el momento. La primera es la relativa a la presunta comisión de 100 millones de dólares (64,8 millones de euros) procedentes de la Monarquía saudí a cambio de su participación en concurso de adjudicación a un consorcio español de las obras del AVE entre las ciudades saudíes de Medina y La Meca. La segunda es por la utilización de dinero abonado por el multimillonario mexicano Allen Sanginés-Krause.

Tarjeta de crédito

Este último expediente, que se encuentra ya «muy avanzado» en palabras de la fiscal general, es el relativo a pagos con una tarjeta de crédito de los que se podrían haber beneficiado Juan Carlos I y otros miembros de su familia sin ser titulares de la cuenta asociada a este medio de pago.

Delgado también informó de que el fiscal jefe de Anticorrupción reforzará el equipo de fiscales que investigan al anterior monarca en el Supremo, y que lidera el fiscal jefe de Sala Juan Ignacio Campos.

La fiscal general justificó la participación de Anticorrupción por la mejor capacidad operativa que tiene esta fiscalía especial respecto a la del Supremo, ya que dispone de unidades policiales adscritas, peritos económicos de la Agencia Tributaria y de la Intervención General del Estado, unidades de inteligencia financiera etc, por lo que tiene una «altísima operatividad».

Existe un precedente como este de Luzón, que fue el «caso Estevill» para el que también se contó con el jefe de Anticorrupción de entonces, Carlos Jiménez Villarejo. «Contar con Anticorrupción es bueno, es positivo y va a resultar de gran operatividad», explicó Dolores Delgado.

Archivo del caso

Sin embargo, en la comparecencia, la fiscal general también adelantó que en los próximos meses la Fiscalía del Tribunal Supremo hará público el archivo de la investigación sobre la presunta comisión saudí de Juan Carlos I, ya que los hechos se produjeron antes de 2014, cuando era Jefe del Estado, y por tanto inviolable según la Constitución española.

Sin embargo, la parte de la causa sobre las presuntas comisiones vinculadas a las obras del AVE a La Meca, que no afecta al Rey, volverá a ser investigada por la Fiscalía Anticorrupción. De esta forma, el fiscal Luis Pastor retomará sus pesquisas sobre los empresarios españoles que presuntamente habrían abonado mordidas para conseguir la obra, que tenía un presupuesto de 7.000 millones de euros.

En la comparecencia ante los medios de comunicación, Delgado también alabó la actuación de Anticorrupción, cuyos fiscales fueron señalados por las filtraciones por la propia fiscal general, pero también por su número dos, el teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, quien en una entrevista concedida a Onda Cero llegó a definir al departamento dirigido por Alejandro Luzón como «una escuela de filtradores».

Finalmente, Delgado anunció que el fiscal César de Rivas Verdes-Montenegro será el encargado de sustituir a Ignacio Stampa en el «caso Villarejo», en el que permanecerá Miguel Serrano.