Dos dispositivos policiales coincidieron en las inmediaciones del domicilio de Bárcenas

Un exmando de Asuntos Internos niega que participara en el espionaje al extesorero del PP y explica que se limitó a identificar un vehículo que resultó ser de los servicios de Información

El exchófer de Bárcenas Sergio Ríos (izda.), el pasado noviembre junto a su abogado tras declarar en la Audiencia Nacional
El exchófer de Bárcenas Sergio Ríos (izda.), el pasado noviembre junto a su abogado tras declarar en la Audiencia Nacional FOTO: Ruben Móndelo La Razón

El que fuera responsable de Seguimientos de la unidad de Asuntos Internos de la Policía Jesús Vicente Galán ha negado que recibiera la orden de espiar a Luis Bárcenas y que participara en esos seguimientos al extesorero del PP, tal y como afirmó una subordinada suya ante el juez en su declaración como testigo.

Galán está imputado por delitos de malversación, obstrucción a la Justicia y prevaricación después de que una agente que estuvo a su servicio asegurara al juez Manuel García Castellón, instructor del “caso Kitchen”, que el mando policial le ordenó vigilar el domicilio de los Bárcenas.

Según fuentes jurídicas, Galán ha ratificado la declaración que ya prestó ante el instructor, en ese caso como testigo, y ha reiterado que el que entonces era jefe de Asuntos Internos, el comisario Marcelino Martín Blas (que declara el próximo miércoles como imputado para aclarar este extremo) “le ordenó identificar un vehículo C-4 negro en el barrio de Salamanca” sin precisar el lugar exacto, limitándose a señalarle un área entre las calles Hermosilla, Padilla y General Díaz Porlier (donde la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias, tenía un taller de restauración), un área en la que se encuentra el domicilio del ex senador en la calle Príncipe de Vergara. Martín Blas, sin embargo, niega que diera esa orden e insiste en que no tuvo nada que ver con la supuesta operación de espionaje a Bárcenas.

No hay actas

El investigado ha explicado -según esas mismas fuentes- que su superior no le indicó el objeto de esa misión, aunque sí le advirtió de que tuviera cuidad “porque por ahí vive Bárcenas”. Tras recibir esas indicaciones, ha continuado, montó un operativo y mandó a un subordinado a la zona, que al llegar comprobó que había un dispositivo policial que atribuyó a la Comisaría General de Información. Así se lo trasladó a Martín Blas, ha añadido, tomando la decisión de retirar un operativo del que ha afirmado no recordar si se levantaron actas.

Asimismo, el mando policial ha negado que ordenara a su subordinada realizar esos seguimientos y que se escoltara a Rosalía Iglesias en 2012 cuando acudió a declarar a la Audiencia Nacional por el “caso Gürtel”, como indicó al juez la testigo.

“Proteger” a Rosalía Iglesias

En su declaración como testigo ante el magistrado, el exresponsable de Seguimientos aseguró que fue el comisario Marcelino Martín Blas, entonces jefe de la unidad de Asuntos Internos y también imputado en este procedimiento, quien le ordenó desplazar un vehículo policial “para hacer un control e identificar un vehículo C4 negro, porque ahí había policías” (por lo que según esa versión se habría tratado de vigilar a los agentes encargados de espiar al extesorero del PP). Según apuntaron fuentes jurídicas, Martín Blas le habría pedido que tuviese “cuidado, que por ahí vive Bárcenas”.

Sin embargo, la agente que estuvo a su servicio testificó que fue Galán quien le ordenó en una ocasión “proteger” a Rosalía Iglesias, la esposa del exsenador, por si estaba siendo objeto de seguimientos y que otra vez le encomendó que la siguiera para averiguar “con quién contactaban ella y otra mujer”, explicaron fuentes presentes en la declaración.