Los fichajes que quiere Vox: Girauta, Álvarez de Toledo y Rosa Díez

Abascal reconoció que no los incorpora en sus filas porque probablemente no quieran estar en más partidos y considera que “aportan mucho más a la lucha común desde la sociedad civil”

Girauta DIez y Álvarez de Toledo
Girauta DIez y Álvarez de ToledoAgenciasLa Razón

El partido que lidera Santiago Abascal sigue apostando por sumar de manera táctica nuevos perfiles a sus filas. Vox no está en las fusiones de refundación por las que estaría apostando Pablo Casado sino que se basa más en una estrategia militar: la sumar perfiles concretos para su proyecto.

Por ello, los de Abascal, que siguen ampliando su estructura territorial -después de los buenos resultados en los comicios catalanes donde consiguieron irrumpir por primera vez en el Parlament con 11 escaños- fijan su objetivo en valores críticos a los que siempre han reconocido tanto en público como en privado.

El propio líder de Vox manifestó en una entrevista en Es Radio que siente un gran “aprecio” por Juan Carlos Girauta, Álvarez de Toledo y Rosa Díez y que mantiene con ellos una interlocución. Indicó que tienen posiciones distintas pero que “tendrían siempre las puertas abiertas de Vox, con las diferencias que podamos tener”, apuntaba Abascal y matizó que sabe que “son personas que aportan mucho más a la lucha común desde la sociedad civil”. “Los escucho y les valoro”, subrayó.

Abascal afirmó que no les ficha porque, probablemente, esas personas ya han estado en muchos partidos y “probablemente no desea estar en ninguno partido más”, y dijo que ese sería el caso de Girauta o Díez, pero manifestó que les profesa “un gran respeto”.

El “no” de Girauta

Uno de ellos es el exportavoz de Cs, Juan Carlos Girauta. El propio Santiago Abascal reconoció en el Hormiguero que era uno de los candidatos con los que le gustaría contar en sus filas. No en vano, la fundación Disenso de Vox le invitó a un debate sobre libertad de expresión. Pero, Girauta ya aseguró en una entrevista en LA RAZÓN que él no tiene pensado volver a la política y que si hubiera querido seguir en ella se habría quedado en Ciudadanos e incluso, probablemente le habría disputado la presidencia a Inés Arrimadas. “No es que me vea o no me vea en Vox, es que ya no me veo en política, ni tampoco voy a militar en ningún partido más”. A pesar de sus palabras, desde el partido de Abascal siguieron intentando tentarle y la diputada de Vox, Macarena Olona aseguró que “estaría encantadísima” de compartir filas con Girauta.

Partido “equivocado”

También desde Vox se ha hablado siempre muy bien de la exportavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo. Es un fichaje “codiciado” al que siempre han querido sumar a sus filas, más aún cuando los de Casado dejaron de contar con ella como portavoz del partido en el Congreso. “No está en el partido adecuado y le tenemos una admiración creciente”, llegó a decir de ella Espinosa de los Monteros. “Tengo una creciente admiración por las cosas que hace y dice y en eso es en lo que se puede parecer más a Vox”. Además, en el partido resaltan que es “muy valiente en la defensa de algunas ideas y muy certera en los análisis que ha hecho”.

Álvarez de Toledo se pronunció, tras los malos resultados del PP sobre las elecciones catalanas cargando contra Casado de quien dijo: “Ha sido incapaz de reconstruir el constitucionalismo”. También, en la moción de censura de Vox trató de sembrar la “duda razonable” del sentido del voto de los populares, aunque, finalmente asumió la disciplina de voto del partido. Sin embargo, el fichaje de Álvarez de Toledo parece poco probable, más cuando asegura que “Vox no es un partido de derechas, se parece más a la izquierda” o critica a los de Abascal por su “adanismo” más propio del populismo. Abascal reconoció que incluso con ella ha tenido numerosos debates y diferencias en las tertulias sobre el constitucionalismo.

Rosa Díez también es una de las candidatas que en Vox “valora y admira”. De hecho, el líder del partido la conoce de los tiempos del País Vasco. Díez participó en la campaña de las generales del PP, precisamente en Cataluña y se significó tras el cese de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso. “El PSOE ya manda en el PP”, reflexionó la exdiputada de UPyD. Desde entonces sus reflexiones contra el Gobierno muchas veces están alineadas con las de Vox.