Los diez dardos de Bárcenas sobre la “caja B” del PP

El extesorero asegura que guarda más papeles sobre donaciones de empresarios para “la campaña nacional” de los populares

El extesorero del PP Luis Bárcenas, sentado en el banquillo durante la primera sesión del juicio de la "caja B" del PP
El extesorero del PP Luis Bárcenas, sentado en el banquillo durante la primera sesión del juicio de la "caja B" del PPBallesterosEFE

Estas son las principales revelaciones que ha hecho el extesorero del PP Luis Bárcenas durante su declaración en el juicio de la “caja B” del PP, en el que la Fiscalía Anticorrupción pide para él una condena de cinco años de prisión:

Sobres a Rajoy

Bárcenas ha ratificado que tanto el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy como los exsecretarios generales del partido Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas, María Dolores de Cospedal recibieron sobresueldos con dinero procedente de esa supuesta contabilidad opaca y que él mismo se encargó de entregarles esos sobres en alguna ocasión. El extesorero ha añadido que también el exsecretario general Ángel Acebes y el que fuera vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato percibieron esos sobres, pero a diferencia de los anteriores él nunca se los entregó.

La orden, de Álvarez Cascos

El fiscal de Anticorrupción Antonio Romeral ha preguntado a Bárcenas quién dio la instrucción de pagar esos sobresueldos con dinero de la contabilidad opaca para compensar la merma de ingresos de los altos cargos tras la victoria electoral del PP en 1996. “Esa es una instrucción que recibe Lapuerta del secretario general”, en aquel momento Alvarez Cascos, “y eso se mantuvo hasta 2008”. Según ha manifestado, cuando se incorporó el siguiente secretario general, “Lapuerta le informa de lo que se está haciendo” y se continuó haciendo de la misma manera con los siguientes secretarios generales, entre ellos Arenas, Rajoy y Cospedal.

Donaciones electorales

El acusado ha insistido en que dispone de más papeles a buen recaudo que recogería “documentación con aportaciones de empresarios para la campaña nacional con contenido exclusivamente electoral”. El fiscal ha querido saber si la ha aportado ya al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que investiga si esas aportaciones de empresarios se efectuaron a cambio de adjudicaciones, pero Bárcenas se ha remitido a su abogado.

500.000 euros por manipular los papeles

Según ha explicado, cuando El País publicó los papeles de esa contabilidad opaca, le convocaron a una reunión en el despacho del abogado de Álvaro Lapuerta en la que le plantearon “la preocupación que había en el partido” respecto a esos documentos. En esa cita, ha explicado, el letrado Javier Iglesias le ofreció 500.000 euros para que reescribiera esos papeles “variando los conceptos y las cantidades de cara a hacerlos públicos y crear la duda en la opinión pública de cuáles eran los buenos y cuáles los malos”, dando a entender así que se había producido “una manipulación por parte de alguien para perjudicar al Partido Popular”. A cambio de ese dinero, que según ha afirmado procedía de aportaciones de empresarios, el PP se habría comprometido a zanjar las demandas laborales contra él. Él, sin embargo, rechazó el ofrecimiento porque, ha defendido, lo que le correspondía como indemnización eran 975.000 euros.

“A cambio de algo”

“Las empresas se aproximan al partido en función de que entienden que el partido tiene capacidad para echarles una mano luego. El altruismo en estas cifras no existe; el altruismo existe en el señor que haciendo un esfuerzo te da mil euros, dos mil euros... o 6.000 si es una persona con mayor capacidad adquisitiva”, ha asegurado. “Estas cantidades que las entregan las empresas está claro que son siempre a cambio de algo, lo que no quiere decir finalismo en el sentido de que el importe de la obra se tiene que corresponder con un porcentaje determinado, pero sí es abonar un poco el terreno para que cuando se pida algo se sea receptivo”.

Su antecesor, el responsable

“Recibía las aportaciones el tesorero y el tesorero me las entregaba a mí, y cuando había que hacer alguna gestión la hacía el tesorero, que era el político”, ha dicho en relación al ya fallecido Álvaro Lapuerta, quien le precedió al frente de la tesorería cuando él era gerente del partido. “Aparte de ser diputado, era miembro del comité ejecutivo, tesorero nacional del partido y era la persona que si descolgaba el teléfono y quería hablar con un secretario de estado, un ministro o un director general, tenía la garantía de que le iban a atender por la relevancia de la persona, que no tenía el gerente que era un puesto técnico y absolutamente administrativo”.

60.000 euros a Aguirre

Bárcenas ha ratificado Lapuerta entregó en 2007 a Esperanza Aguirre un sobre con 60.000 euros de parte de un constructor, Luis Gálvez, para la supuesta financiación irregular de su campaña autonómica. Y también ha hecho referencia a las palabras de la expresidenta madrileña, que afirmó no conocer a ese empresario. Según el extesorero, Aguirre habría coincidido con él en la boda del exconcejal Sigfrido Herráez que se casó con la hija del dueño de la constructora Ploter.

Lapuerta quería que Rajoy se viese “retratado”

Bárcenas ha asegurado que alteró una copia de los papeles que le pidió Lapuerta para mostrárselos supuestamente a Mariano Rajoy. El extesorero ha relatado que incluyo en esa copia un presunto pago de 10.600 euros porque así se lo pidió el entonces tesorero. “Lapuerta quería que figurase Rajoy como perceptor, porque iba a tener una conversación con él y quería que el se viese retratado en el papel que iba a recibir”, ha detallado. “El requerimiento que me hace Lapuerta es “oye, pero que figure Mariano Rajoy””, ha añadido en relación a esa anotación que figura en la copia que hizo para Lapuerta pero no en los papeles originales. Eso sí, ha negado que, como le ha insinuado el fiscal Antonio Romeral, esa anotación parezca “un poco forzada”

La sede de Bilbao, también

Según ha manifestado el acusado, el dinero de la “caja B” no solo sirvió para pagar la reforma de la sede del PP en la madrileña calle Génova, sino que un empresario gallego habría costeado con dinero negro la compra de la sede del PP en Bilbao. Bárcenas sostiene que fue este empresario el que aportó los 12.000 euros mensuales para el pago de la hipoteca que había pedido el PP para hacer frente a esa adquisición.

Pagos en “B” a Gonzalo Urquijo

El extesorero ha confirmado el supuesto pago con dinero negro de parte de las reformas de la sede del PP en la calle Génova. Según ha explicado, tras planteárselo al responsable de la empresa Unifica, Gonzalo Urquijo, éste les dijo que tenía que consultarlo con su socia. Posteriormente, ha explicado, no fue hasta que empezó la obra cuando se decidió la “fórmula de pago”: “En esa primera reunión se les plantea que nos interesa que una parte se pague en B y no en A”. “Él dijo que iba a cobrar su sueldo de una sola vez y en efectivo”. “Nos dijo “de acuerdo vamos a hacerlo como me habéis propuesto””, ha dicho. “Lapuerta no sé si lo consultó con el secretario general (la decisión de abonar parte de esa reforma con dinero opaco), que entonces era Ángel Acebes, lo desconozco”, ha añadido.

En su escrito de acusación, la Fiscalía sostiene que en 2006 el PP destinó 664.000 euros de esos fondos opacos “al pago de remodelación” de su sede central en la capital de España, y que dos años después pagó otros 888.000 euros a la ejecución de las obras contratadas con la empresa Unifica, a cuyos dos socios también acusa Anticorrupción.