Vistalegre exprés para «blindar» Podemos

La ministra de Derechos Sociales Ione Belarra sucederá a Iglesias en una refundación rápida

Thumbnail

La interinidad en Podemos tras la dimisión de Pablo Iglesias será corta. Desde este martes es la Ejecutiva nacional la que asume todo el poder, liderada por la ministra de Igualdad, Irene Montero, pero los planes del partido pasan por preparar ya su congreso refundacional que podría producirse antes de verano.

Los morados prefieren acelerar los pasos celebrando un Vistalegre IV a la mayor brevedad aprovechando la cohesión interna de la que ahora presumen sus cargos orgánicos y con el objetivo de dar poco margen a otras posibles candidaturas que pudiesen postularse. De hecho, hace tan solo un año, un sector crítico ya planteó la posibilidad de plantear una alternativa adelantando el tercer congreso que entonces tocaba.

Es por ello que el partido ya confirma incluso a la candidata que tomará las riendas de la formación en adelante. Será la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, quien asma el liderazgo orgánico de la formación, según avanzó Infolibre.es y ha confirmado este diario. Una apuesta que ya se promociona dentro de la formación morada y que será respaldada por toda la dirección nacional en el próximo congreso, en el que se eligen no solo el nuevo liderazgo sino también la estructura organizativa de la formación.

Belarra, quien ya es sucesora de Iglesias en el Gobierno, es una de las mujeres que mejor conoce la formación y solo tiene el carnet morado. Además, en el partido la consideran como una figura al alza y respetable. En el pasado ha sido negociadora del Gobierno de coalición, así como de los Presupuestos Generales del Estado. Ambos escenarios la hacen ser una perfecta conocedora de cómo debe relacionarse su partido con el PSOE en el Gobierno. En la actualidad lleva la batuta de las conversaciones para la futura ley de Vivienda. Fue, además, la sustituta de Irene Montero en el Congreso de los Diputados como portavoz durante una de sus bajas por maternidad.

La apuesta del ya ex secretario general era que, tras su salida, tomara su relevo una voz femenina. De hecho, durante los últimos meses Iglesias ha señalado en cada debate en el que ha tenido oportunidad de que tras él existe un nutrido grupo de mujeres y hombres que tras la entrada de Podemos en el Gobierno han adquirido gran relevancia. En las quinielas que recorrían el cuartel general morado apuntaban a Ione Belarra, junto a Irene Montero o a la portavoz del partido, Isa Serra, como posibles sucesoras. Sin embargo, la apuesta por la ministra de Igualdad, como informó este diario este miércoles, no se ha consumado, lo que no implica que pierda su potente rol orgánico dentro de la formación. Seguirá siendo la número dos del partido con toda probabilidad después de Vistalegre IV y continuará como ministra en el Gobierno de coalición, donde luchará por que la ley de Libertades Sexuales, más conocida como «solo sí es sí» o la normativa Trans puedan ser aprobadas en los próximos meses en el Consejo de Ministros.

La nueva obligación de Ione Belarra será totalmente distinta al que encarne a partir de ahora la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien asumirá el papel de líder de Unidas Podemos y la próxima candidata a presidenta del Gobierno. Un camino que, según destacan las fuentes consultadas no será tutelado por Pablo Iglesias, aunque la relación que mantienen los tres, en lo personal, es muy cercana.

En Podemos aceptan esa bicefalia que se producirá entre Díaz y Belarra, –es un mandato claro de Iglesias–pero valoran como aspecto muy importante que los papeles entre ambas queden muy delimitados. La gallega no tendrá poder orgánico dentro de la formación, pero será la líder de los espacios del cambio.