La Fiscalía pide seis meses de cárcel para el “número 3″ de Podemos por dar una patada a un agente

El Ministerio Público imputa al diputado Alberto Rodríguez un delito de atentado contra la autoridad y lesiones leves y reclama que indemnice al policía con 250 euros

Thumbnail

La Fiscalía del Tribunal Supremo pide para el diputado de Podemos Alberto Rodríguez una condena de seis meses de prisión y 180 euros de multa por un delito de atentado a la autoridad y otro leve de lesiones por la supuesta agresión a un agente en una protesta contra la Ley de Educación en 2014, unos hechos que niega el “número tres” de la formación morada.

Además, reclama que se inhabilite al secretario de Organización de Podemos para ser candidato durante el tiempo de duración de la condena y que indemnice al agente lesionado con 250 euros.

En el escrito de calificación provisional, la Fiscalía afirma que el 25 de enero de 2014, al haberse convocado una manifestación de rechazo a la Lomce, la Ley de Educación impulsada por el PP, se organizó por las autoridades competentes un dispositivo policial en el centro de la localidad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife) por la inauguración de la catedral de Nuestra Sra. de los Remedios, un acto al que estaba previsto que asistiera el entonces ministro de Cultura, José Ignacio Wert.

“Perros, hijos de puta”

Unas 500 personas, recuerda, se reunieron tras el vallado próximo a la catedral, protegido por efectivos policiales, y comenzaron a gritar: “Perros, hijos de puta”, “quitaos de en medio, dejad a Wert en nuestras manos”.

En un momento dado una mujer, auxiliada por otras personas, comenzó a cortar los lazos que aseguraban la valla, llegando a dejarla pasar por su edad, pero al negarse los agentes a que accediera al interior del templo, volvió al otro lado del vallado, momento en el que el grupo, que había aumentado en unas 200 personas, comenzó a arremeter contra el vallado, lanzando las vallas a los policías y diversos objetos, como piedras, botellas de agua y tomates.

En el curso de dicho enfrentamiento entre manifestantes y agentes de la policía que se hallaban de servicio y que se limitaban a proteger a las autoridades de una eventual agresión, Alberto Rodríguez “propinó una patada” a un agente, quien a consecuencia de la misma “sufrió una contusión en la rodilla izquierda, requiriendo para su sanidad una única asistencia facultativa” y necesitó de cinco días para su recuperación, durante los cuales, sin embargo, pudo desarrollar sus actividades habituales.

Rodríguez negó la agresión en el Supremo

Tras declarar en el Supremo como investigado el pasado marzo, el diputado morado negó ante la prensa las acusaciones y achacó su condición de imputado a la “criminalización de la protesta social”. “Esos hechos los negué porque nunca ocurrieron”, defendió Rodríguez tras su comparecencia ante el instructor.

El secretario de Organización de Podemos explicó que se limitó a participar “junto a miles de canarios” en una manifestación a favor de “la educación pública y contra los recortes”. De hecho, según su versión “ni siquiera estaba” en el lugar cuando se produjeron los hechos. “No tengo nada de lo que arrepentirme ni nada de lo que avergonzarme”, dejó claro.

El Tribunal Supremo ya abrió en 2017 una causa contra Rodríguez por un delito de desórdenes públicos por un altercado con policías locales, también en La Laguna, el 25 de diciembre de 2006, aunque, finalmente acordó la extinción de su responsabilidad penal al haber prescrito los hechos.