Interior prevé una intensificación de la amenaza yihadista durante el verano

Se incrementará la acción de los servicios de información para prevenir atentados en zonas turísticas

En otros países, como en Tunes, los yihadistas atacaron a los turistas en las playas. En la imagen, agentes vigilan la de Susa tras el atentado de 2015
En otros países, como en Tunes, los yihadistas atacaron a los turistas en las playas. En la imagen, agentes vigilan la de Susa tras el atentado de 2015

El Ministerio del Interior prevé una mayor intensidad de la amenaza yihadista durante este verano ya que “suele asociarse al incremento de los movimientos y desplazamientos de personas”, según el documento elaborado para la seguridad durante este verano, al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

El departamento que dirige Grande Marlaska va a desplegar todos los efectivos posibles para evitar atentados, con especial incidencia en la labor preventiva de los servicios de información y la cooperación de los equipos TEDAX-NRBQ, helicópteros, etcétera.

Para ello, se recomienda aumentar la vigilancia y control preventivo en vías de comunicación urbanas e interurbanas, estaciones, puertos, aeropuertos, hoteles, playas y campings y, en general, con ocasión de aquellos acontecimientos que supongan una gran concentración de personas.

Asimismo, “potenciar las actuaciones para la obtención de información en la prevención de actos terroristas”.

La colaboración con el sector turístico se considera fundamental. “Se intensificarán los contactos y reuniones de las FCSE con los directores, gerentes o responsables de los alojamientos de personas (hoteles, campings y alojamientos rurales) y con las asociaciones de gestores de apartamentos turísticos y vacacionales, al objeto de facilitar y resaltar la importancia de su colaboración para el mantenimiento de la seguridad ciudadana”.

Dentro de las “medidas específicas relacionadas con la amenaza terrorista”, se insiste en la necesidad de “la obtención de información y actualización de la Valoración de la Amenaza”; y que por el CITCO (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado) y los servicios policiales de Inteligencia e Información y por las unidades de Seguridad Ciudadana, se extremará el celo en la obtención de información cuyo análisis pueda conducir a la detección de un potencial ataque, amenaza o riesgo terrorista”.

Todos los datos disponibles “se incorporarán a las evaluaciones de la Mesa de Valoración de la Amenaza en sus reuniones ordinarias o extraordinarias el análisis de todas aquellas informaciones que guarden relación con posibles objetivos de atentados terroristas durante la vigencia de esta Operación, especialmente aquellos que puedan estar vinculados a los movimientos masivos de personas o zonas turísticas en nuestro país durante el periodo estival”.

También está previsto montar operativos especiales para “contrarrestar la comisión de posibles atentados terroristas en las zonas turísticas”. Para ello, se adoptarán “planes operativos especiales encaminados a neutralizar este tipo de amenazas, de acuerdo con lo previsto para el actual nivel 4 de activación del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista”.

El documento regula la utilización de los “Equipos TEDAX/NRBQ y Guías Caninos”, siguiendo un criterio de proximidad. “Ante un incidente con artefacto explosivo o de naturaleza NRBQ, los responsables operativos reclamarán la colaboración indistinta de los equipos TEDAX/NRBQ, ya pertenezcan a la Policía Nacional o la Guardia Civil, siguiendo criterios de proximidad, para responder con la máxima prontitud. En los casos en que se precise la intervención de los Equipos Caninos, se procederá con los mismos criterios del párrafo anterior”.

Por lo que respecta a los helicópteros, tantos los de la Policía Nacional como de la Guardia Civil “complementarán la acción de presencia policial en todo el territorio afectado por la Operación Verano, contribuyendo a las labores de prevención de la seguridad ciudadana y apoyando aquellos servicios operativos terrestres para los que se demande su colaboración. Asimismo, en caso necesario, serán utilizados como medio de transporte de personal especialista para traslados urgentes que se demanden”.

También en este caso, “el ámbito de actuación de los helicópteros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se establece en base a un criterio territorial, entendiendo que, en todo caso, allí donde haya un helicóptero apoyará indistintamente las actuaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, independientemente del Cuerpo a que pertenezca, debiéndose prever la compatibilidad de los equipos de comunicación de que están dotados y evitando la duplicidad de actuación. La zona de responsabilidad asignada a un Cuerpo implica que éste debe mantener un helicóptero en la misma para cumplimiento de los cometidos asignados en esta Instrucción; no obstante, el otro Cuerpo podrá operar en la misma con sus helicópteros según sus propias necesidades operativas”.