Ghali, exonerado por la Justicia y que fue acogido en España, renueva sus amenazas a Marruecos en plena crisis diplomática

Acusan a 14 empresas de nuestro país de participar en el “saqueo” del Sáhara Occidental

Brahim Ghali Photo: STR/dpa
Brahim Ghali Photo: STR/dpaDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

La crisis diplomática que se mantienen entre España y Marruecos, por la acogida, en secreto, al jefe del Frente Polisario, Brahim Ghali, conoce nuevos episodios que no contribuyen a solucionar el problema. Lo que se tituló como “gesto humanitario” era, a la postre, la recepción de una persona que encabeza un grupo que ha declarado la guerra a Rabat desde noviembre del año pasado. Además, acaba de ser exonerado por la Justicia, con todas las garantías para las partes, de las acusaciones de torturas que se formulaban contra él por parte de varias acusaciones. Se trata de una decisión que no se pueda sumar a las de carácter político, ya que se produce en el ámbito de la independencia del poder judicial, pero que ha sido observada con atención desde Rabat.

Después de las protestas oficiales del vecino país, el jefe polisario fue devuelto a Argelia, donde sigue tratado de sus dolencias y desde donde dirige sus ataques a Marruecos, lo que no parece que vaya a facilitar una pronta resolución de la citada crisis diplomática.

Según publica la agencia saharaui de noticias (SPS) Ghali ha anunciado que el Frente Polisario “no se quedará con los brazos cruzados frente al escalamiento de la guerra que llevan a cabo las autoridades de ocupación marroquí contra nuestro pueblo en las zonas ocupadas”.

En una carta dirigida al Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Gueterres, señala que “definitivamente, el proceso de paz no puede continuar mientras el Estado de ocupación marroquí continúa impunemente con su guerra de represalia contra los civiles y activistas saharauis de los derechos humanos, incluidos sus intentos de imponer un estatus quo por la fuerza en el territorio”.

“Nos reservamos el derecho legítimo de responder con fuerza y firmeza ante cualquier acto que perjudique la de seguridad de cualquier ciudadano saharaui, dondequiera que esté, y responsabilizamos completamente al Reino de Marruecos de las consecuencias de sus actos criminales y su campaña de terror en las zonas ocupadas del Sahara Occidental”, enfatiza la carta del Presidente Ghali. (SPS).

La declaración coincide con la publicación por parte de EcSaharaui de una relación de empresas que, según ellos, están “saqueando” las riquezas del antiguo Sáhara español. Las 70 entidades que cita están “lideradas por las españolas con una participación considerable (14), seguidas de Francia (9) y después Marruecos (6)”. “Para entender el conflicto saharaui en su totalidad, --agrega--es preciso destacar la dimensión económica y cómo esta hace fluctuar las negociaciones y posicionamientos internacionales. El Sáhara Occidental reúne una serie de recursos naturales y geográficos cuya explotación económica genera importantes beneficios”.