Andalucía

Análisis: El PP se come a Ciudadanos

Casi la mitad de los que votaron a los naranjas en 2018 elegiría ahora la papeleta de los populares

Un ciudadano introduce su voto en una urna
Un ciudadano introduce su voto en una urna

La cifra es cuanto menos llamativa: casi la mitad de los andaluces que votaron a Ciudadanos en las pasadas elecciones de 2018 cogerían hoy, de celebrarse elecciones en la comunidad, la papeleta del PP. En concreto, 306.000 electores que hace tres años apoyaron al candidato naranja Juan Marín (46,3 por ciento) apoyaría a Juanma Moreno. Es uno de los datos que explica la debacle de la formación, que también le afecta en el resto del país. Y es que, en la actualidad, sólo mantiene a uno de cada cinco de sus fieles de entonces: el 21 por ciento).

Y si el PP es donde acaban casi la mitad de sus papeletas, la abstención y Vox son las siguientes urnas a las que van a parar. 76.000 ex de los naranjas (el 11,5 por ciento) optarían por no acudir al colegio electoral, mientras que otros 75.000 (11,3 por ciento) cambiarían y elegirían a Vox. Al PSOE de Juan Espadas le «regalan» otros 65.000 de quienes un día les apoyaron (9,8 por ciento).

El gran beneficiado de esta caída en picado de Ciudadanos es el PP, que pesca entre sus votantes mes a mes. Es el partido andaluz que más logra fidelizar a sus simpatizantes con el 88,4 por ciento y el que menos manda a otros. únicamente envía a 54.000 (7,2 por ciento) a la formación de Santiago Abascal y unos llamativos 9.000 (1,2 por ciento) a los naranjas. A la abstención se marcharán 24.000 ex fieles de Juanma Moreno, el 3,2 por ciento de sus votantes de hace tres años.

Tras los populares, Vox es la segunda formación que más fideliza con el 85,1 por ciento. Apenas se desprende de 41.000 votantes (10,3 por ciento), que se irían con los populares, y de otros 18.000, que preferirían no votar si se celebrasen elecciones.

110.000 exsocialistas, a la abstención

Por su parte, el PSOE ocupa la tercera plaza de los partidos con más votantes fieles y lograría conservar al 77,2 por ciento de quienes le apoyaron en 2018. Eso sí, tiene pérdidas destacadas, sobre todo la que tiene como destino la abstención con 110.000 votos, (el 10,9 por ciento), lo que le convierte en el partido con más votantes «insumisos». Pero también ve como 62.000 exvotantes (de Susana Díaz entonces) marchan al PP, 30.000 a Podemos o 15.000 a Cs.

En lo que se refiere a las diferentes marcas del cambio, quienes votaron a Adelante Andalucía en 2018 apoyarán en su mayoría a Unidas Podemos (361.000, el 61,6 por ciento, mientras que 85.000 elegirán al Andalucía No Se Rinde de Teresa Rodríguez, el 14,5 por ciento. Al PSOE le votarían ahora 85,000 de ellos (13,7 por ciento) y por la abstención se decantarían 45.000, el 7,7 por ciento.

Por último, en lo que afecta a quienes se estrenarán en unas elecciones por haber cumplido ya los 18 años (490.000 ciudadanos), el sondeo de NC Report muestra como algo más de uno de cada tres de ellos (el 35,5 por ciento) elegirá la papeleta del PP, mientras que el 22,2 por ciento optaría por la de los socialistas andaluces. Vox sería la tercera opción entre los «novatos» y le apoyaría el 15,7 por ciento. Podemos recibiría de este grupo de votantes el 10,8 por ciento de los nuevos votos y los de Rodríguez, el 7,8. Ninguno se abstendría.