España da por finalizada su misión en Afganistán tras evacuar a 2.206 personas

La operación culmina hoy con la llegada de dos aviones a la base aérea de Torrejón. En ellos viajan 81 españoles, entre personal de la embajada, militares y policías

Thumbnail

La misión de repatriación de los colaboradores afganos que ayudaron a España y otros países de la alianza occidental está en su recta final. Esta misma mañana, el Ministerio de Defensa comunicaba que los dos últimos vuelos ya estaban en Dubai para regresar esta tarde a la base aérea de Torrejón, en Madrid. Se ponía fin así a las repatriaciones aéreas desde el aeropuerto de Kabul, coincidiendo con el aumento de la violencia en las inmediaciones del aeródromo, donde ayer se produjeron dos atentados, así como por la proximidad del 31 de agosto, fecha en la que EE UU se retirará definitivamente del país centroasiático.

El primero de los aviones españoles aterrizó a las 06:45 horas y el segundo a las 07:20 horas, según datos del Ministerio de Defensa. En ellos han viajado 81 españoles que aún permanecían en Afganistán, entre personal de la Embajada y militares del Ejército de Tierra y del Ejército del Aire, 4 militares portugueses y 85 colaboradores afganos de España, Portugal y de la OTAN. Dentro de ese personal viajan también los veinte policías nacionales que estaban desplegados en Kabul: trece de los Grupos de Operaciones Especiales (GEO) y siete de las Unidades de Intervención Policial (UIP). Desde Dubai viajarán en un vuelo de Air Europa a la Base de Torrejón, que llegará sobre las 16.45 horas de esta tarde.

Según datos del Ministerio de Defensa, las Fuerzas Armadas Españolas han logrado repatriar a 1.900 personas. Sin embargo, el total de personas evacuadas durante la misión asciende a 2.206, si incluimos los vuelos del Servicio de Acción Exterior (SEAE): 1.671 personas del contingente español; 333 de la Unión Europea; 131 de EE UU; 50 cooperantes de la OTAN y 21 cooperantes de Portugal. Unas cifras que fueron confirmadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia.

Hay que señalar que ayer un grupo de unos 140 afganos consiguió abandonar Kabul en el avión A400M del Ministerio de Defensa que se encontraba en la pista del aeropuerto de la capital del país centroasiático justo cuando se registraron las explosiones, según fuentes militares. Todos los españoles desplegados en Afganistán se encontraban a salvo y no afectó a ninguno de los efectivos que forman parte del operativo español para la evacuación de colaboradores afganos. «La explosión no ha producido daños personales ni materiales entre el contingente que España tiene desplegado en dicho aeropuerto para la evacuación de los colaboradores afganos y sus familias», confirmaba en un comunicado el Estado Mayor de la Defensa. Sin embargo, estos hechos aceleraron el proceso de repatriación, que ha culminado hoy.

Una misión de “éxito”

El 19 de agosto aterrizó en la base aérea de Torrejón de Ardoz el primero de los aviones con refugiados y personal de la embajada. Allí, en solo 24 horas, el Ejército y la UME pusieron en marcha en solo 24 horas un «hub» internacional para la recepción y reubicación de refugiados, que fue elogiado por las altas autoridades europeas en su visita a las instalaciones con el presidente, Pedro Sánchez. Dos –y hasta tres aviones en alguna ocasión– han llegado hasta Madrid en la última semana procedentes de Kabul tras hacer escala en Dubái. Los últimos aterrizarán esta tarde en la base aérea de Torrejón.

Hasta el último recuento de Defensa, habían llegado a nuestro país unas 1.824 personas, entre las que 631 son menores, a través de unos quince vuelos. De ellos, el 43% (718) está ya reubicado en la red de acogida nacional en distintas comunidades autónomas. Así lo comunicó ayer el ministerio en su última actualización de datos, donde no entraba el último vuelo salido de Kabul tras las deflagraciones. Cataluña y Castilla y León son las dos comunidades que más ciudadanos de Afganistán han acogido –121 cada una–, seguidas de Madrid (68) y País Vasco (60). Asimismo, del total de refugiados repatriados, 1.268 pertenecen al contingente de España, 185 al de países de la Unión Europea –177 de ellos ya han sido trasladados a la UE– y 131 al contingente de Estados Unidos, que también han sido derivados al país americano.

En Afganistán estuvieron hasta el último momento el embajador de España en Kabul, Gabriel Ferrán, su «número dos», Paula Sánchez, trece miembros del Grupo Especial de Operaciones, los GEO, y siete de la Unidad de Intervención Policial, los antidisturbios, así como más de medio centenar de miembros de las Fuerzas Armadas. Entre los militares se encontraba un grupo de operaciones especiales que se adentraba en la ciudad de Kabul para recoger en las cercanías del aeropuerto a colaboradores afganos, aunque la violencia e inseguridad se iba incrementando cada día en la zona.

Sánchez da la cara

Y ha sido hoy precisamente, el día en que concluye la misión española en Afganistán, cuando el presidente, que no comparecerá en el Congreso de los Diputados, daba una rueda de prensa en solitario para responder a las preguntas por la crisis afgana. La última vez que compareció ante los medios lo hizo rodeado de las máximas autoridades europeas en la base de Torrejón y con el objetivo de lograr el aplauso europeo por el “exitoso” liderazgo de España.

El jefe del Ejecutivo ha mostrado su “orgullo de país” por la “misión cumplida” y ha agradecido la labor de los servicios públicos “por arriesgar su vida” para salvar a los colaboradores afganos. Sánchez ha garantizado que España “continuará trabajando con todos los aliados para combatir el terror”. “España no va a dejar solo al pueblo afgano” ha insistido. Así, ha asegurado que esta misión “no será la única” y ha apelado a la unidad de la Unión Europea para “actuar conjuntamente” en Afganistán en una nueva misión con el fin de “no dejar al pueblo solo”.