“No hay ninguna opción de que la Corte extradite a Puigdemont”

Los abogados del expresidente catalán tienen claro que “quedará en libertad”. Hoy comparece ante el Tribunal de Sassari que debe decidir si lo entrega a España

En un punto más de su periplo europeo, Carles Puigdemont aterrizó ayer en Cerdeña para preparar su comparecencia de hoy ante el Tribunal de Apelación de Sassari. La corte italiana deberá decidir si tramita o no la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) emitida por magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, y entrega a España al expresidente de Cataluña. Junto al líder de Junts viajaron a Italia sus compañeros en la Eurocámara, los exconsejeros Clara Ponsatí y Toni Comín, también huidos de la justicia española. Puigdemont fue detenido por la policía italiana el 23 de octubre tras aterrizar en el aeropuerto de Alguer, en la isla italiana, y fue puesto en libertad sin medidas cautelares un día más tarde. La juez del Tribunal de Apelación de Sassari, Plinia Azzena, fijó la primera vista este lunes y solicitó la comparecencia del ex mandatario catalán con el objetivo de decidir sobre su posible entrega a las autoridades españolas.

La defensa del expresidente de la Generalitat está convencida de que Puigdemont quedará en libertad. El abogado italiano del líder independentista, Agostinangelo Marras, asegura que actualmente no existen elementos que justifiquen la ejecución de la euroorden. En una entrevista concedida a TV3, Marras declaró que si el tribunal sardo aceptara la solicitud de extradición presentada contra su cliente por la justicia española, «a nivel procesal, sería una decisión sin fundamento e injusta».

El letrado italiano sostuvo que Puigdemont «quedará en libertad y podrá volver a Bruselas», donde ejerce como eurodiputado. Marras explicó que el tribunal sardo tiene 60 días para decidir, más cinco días adicionales para dar la oportunidad de presentar un recurso, y después el Supremo debería dar un veredicto en 10 días.

Por su parte, el abogado español del eurodiputado, Gonzalo Boye, también se mostró optimista y en declaraciones a RAC1 aseguró que «no hay ninguna opción de que la corte extradite a Puigdemont». La defensa del ex mandatario indicó que hoy se decidirá, «aunque no será inmediato», si se continúa con el proceso de extradición previsto tras la euroorden por la que fue arrestado la semana pasada.

Orden de búsqueda

El expresidente de Cataluña había viajado a Alguer para participar en el encuentro cultural organizado por la asociación Adifolk, en el que tenía previsto reunirse con alcaldes independentistas sardos. Las autoridades del país transalpino identificaron a Puigdemont después de recibir un aviso que advirtió de su presencia a bordo de un avión de la compañía Ryanair procedente de Bruselas, a través de los sistemas integrados de Registro de Nombres de Pasajeros (PNR) y el Sistema de Información Schengen (SIS), un sistema que facilita el intercambio de información en materia de fronteras entre los países que pertenecen al área Schengen.

La detención se produjo como consecuencia de la orden de búsqueda y captura emitida por el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, que estaba registrada en el SIS, según explicaron las autoridades italianas y confirmó el primer ministro, Mario Draghi. «La primera fase fue una operación policial. La policía recibe esta advertencia y procede al arresto. Después, hubo una respuesta de la justicia italiana» explicó recientemente el mandatario italiano. Draghi aseguró que no había existido ninguna comunicación entre los gobiernos de Roma y Madrid que precipitara la detención y subrayó que se trató de «una operación de la policía y de la magistratura, no de la política». Hoy no están previstas declaraciones del expresidente de Cataluña ni a la entrada ni a la salida «por motivos de seguridad», pero sí que se congreguen independentistas.